Tiempo de Victoria

¿Qué significa Halloween?

Por: Alexander Castillo

Enviado por: Jorge Hernández

(México)


¿Qué hay detrás de estas fiestas?


U na de las artimañas de Satanás es disfrazar las cosas más nocivas de cosas que aparentemente son inofensivas. Hay cosas que cuando los seres humanos las hacemos, nos afectan, no solamente física, sino también espiritualmente.

 Muchos han transado con cositas pequeñas en pos de obtener lo que se ha bautizado con el nombre de "tradición", "entretenimiento" o "fiestas", etc. Pero… ¿Qué hay detrás de ciertas celebraciones que el hombre contemporáneo encuentra en su calendario? ¿Qué hay detrás de una celebración llamada Halloween?

En Cantar de los Cantares, el rey Salomón dijo: "Las zorras pequeñas (son las) que echan a perder la viña" Cantares 2:15. Cuando nosotros comprometemos nuestras creencias, la doctrina firme y santa del Evangelio en pos de celebrar una fiesta cuya procedencia es altamente cuestionable, una fiesta durante cuyo transcurso ocurren abducciones de infantes, asesinatos, ritos satánicos… ¿No estamos acaso permitiendo que sean las "pequeñas zorras" las que echen a perder la viña?

Aparentemente para muchos cristianos, el hecho de que un país cuya cultura es predominante en nuestro hemisferio celebre una fiesta llamada Halloween, es suficiente como para adoptarla como suya, sin antes cuestionar sus orígenes.

Es por eso que he decidido llevar este mensaje de esclarecimiento a mis lectores para que yo, al saber la "falta de conocimiento" que tiene el Pueblo Santo de Dios con respecto a los orígenes de Halloween, no continúen perdiéndose porque nadie les dijo la verdad. 

¿En qué consiste la tradición de la celebración llamada Halloween? En realidad la celebración llamada Halloween es el día más satánico en el calendario pagano. Ningún cristiano debe participar en la celebración de las actividades llevadas a cabo ese día. Para que no tengan la motivación de irse a celebrar una fiesta que en sus entrañas está dedicada a la alabanza de fuerzas malignas.

Durante la celebración de Halloween, los niños se visten de brujas, duendes, fantasmas, pequeños demonios, y adivinos. Todos estos son representantes del reino de las tinieblas. Los juegos jugados durante Halloween promueven miedo en los niños y se basan en casas tenebrosas llenas de telas de araña, sangre, esqueletos, gatos negros, murciélagos, y cuartos oscuros. Pero la celebración no es completada hasta que no aparece la gitana con su bola de cristal para decir la suerte de los participantes.

Satanás ha ganado la aprobación para la celebración de esta fiesta haciéndola una "tradición". Una vez algo se convierte en una tradición, las generaciones futuras no cuestionan los orígenes, sino que siguen la celebración simplemente porque es "parte de la tradición".

En Marcos 7:13 la Palabra de Dios nos dice: "Así, por la tradición que se transmiten entre ustedes, anulan la palabra de Dios. Y hacen muchas cosas parecidas". Sin embargo, esta celebración no es buena en lo absoluto.

No está basada en ninguna victoria bélica, ninguna fecha conmemorativa importante, etc. ¡No! De hecho, durante el día de la celebración de Halloween se cometen más crímenes y actos tenebrosos que ningún otro día del calendario estadounidense.

Los dueños de gatos negros los encierran por temor a su desaparición. El año pasado, sólo en una ciudad de Texas se reportó la desaparición de más de 240 gatos negros en los días cercanos a al celebración de Halloween.

A los niños se les enseña a ir de puerta en puerta diciendo "trick or treat " lo cual significa "o me regalas algo (generalmente dulces) o te juego una broma". Pero, ¿Es de cristianos amenazar a alguien con darte dulces bajo la amenaza de jugarle una broma? ¡Por supuesto que no!

 Es gracias a ese tipo de actitud en los niños que se encuentran en las calles en las horas tempranas de la noche de Halloween que la policía es puesta en alerta para atender a la descomunal cantidad de hechos vandálicos que se registran entre las 6 de la tarde y las 6 de la mañana de la noche de la celebración de Halloween.

¿Quién más celebra Halloween? Los satanistas celebran la noche de Halloween como el día más "santo" en su calendario, donde se insta a las sectas satánicas a ofrecer sacrificios humanos y animales al demonio (¡lo que se desea es sangre!).

Hasta hace pocos años los cristianos de Estados Unidos no habían cuestionado la celebración de Halloween, pero la gran cantidad de niños infantes y gatos negros desaparecidos que se reportan alrededor de ese día es escandalosa. Eso ha puesto a la defensiva a la Iglesia de Jesucristo.

¿Cuál es la responsabilidad de todo creyente? Como padre creyente, usted tiene la responsabilidad de no permitir a sus niños que sean expuestos a una celebración, que si bien tiene la intención primaria de honrar a los muertos, es también usada por grupos paganos para celebrar sus ritos satánicos.

Lo que puede parecer a sus niños como juegos inofensivos pueden convertirse en grandes casos de trasferencias de espíritus que estoy seguro usted no desea que su hijo traiga a su casa. Esa noche hay más espíritus inmundos en los aires que ningún otro día del calendario.

¿Qué repercusión podría tener Halloween en la vida de los cristianos? La celebración introduce a los niños a involucrase en ritos que en el mejor de los casos no son cristianos y que en definitiva no le dan la gloria a Dios.

 Cuando a los niños se les enseña que está bien jugar con la oscuridad, con esqueletos, máscaras tenebrosas, gatos negros, sangre, brujería, adivinación, etc., también se le introduce al virtual envolvimiento con ritos cultistas en el futuro.


          Cuando las cosas de Satanás parecen normales para los niños, ¿Qué             esperanza  tenemos de que en el futuro estos niños puedan discernir        apropiadamente entre el bien y el mal, espacialmente cuando comience la    Gran Tribulación y la Nueva Era comience su entrenamiento masivo con el   liderazgo del Falso Profeta?

Es ese pequeño zorro que puede echar a perder la vida espiritual de nuestros hijos al ser introducidos a prácticas cultistas. Como cristianos debemos concientizar a otros que quizás ignoran a lo que se están exponiendo al celebrar la tradición de Halloween.

"Porque pueden estar seguros de que nadie que sea avaro (es decir, idólatra), inmoral o impuro tendrá herencia en el reino de Cristo y de Dios. Que nadie los engañe con argumentaciones vanas, porque por esto viene el castigo de Dios sobre los que viven en la desobediencia.

Así que no se hagan cómplices de ellos. Porque ustedes antes eran oscuridad, pero ahora son luz en el Señor. Vivan como hijos de luz (el fruto de la luz consiste en toda bondad, justicia y verdad) y comprueben lo que agrada al Señor. No tengan nada que ver con las obras infructuosas de la oscuridad, sino más bien denúncienlas, porque da vergüenza aun mencionar lo que los desobedientes hacen en secreto." Efesios 5:6-12

¿Debemos celebrar Halloween sí o no? ¿SABE LO QUE DIOS PIENSA? Halloween es una fiesta que aquellos que dicen creer en Jesús no deben celebrar. Desde sus orígenes fue contraria a las Sagradas Escrituras; basta conocer la historia para saber que a Dios no le agrada en lo absoluto.

 Su práctica es contraria a las creencias fundamentales del cristianismo, ya que el motivo de la fiesta era honrar a Samhaim, el señor de la muerte, mientras Jesús es Resurrección y Vida; y se inició porque los celtas creían que los muertos regresaban a visitar a los vivos para maldecirlos, mientras Jesús vino al mundo para darnos salvación.

Los sacerdotes druidas hacían conjuros y sacrificaban niños para satisfacer a los malos espíritus ese día, practicando luego el canibalismo y el incesto. Le llamaron la "Noche de Brujas" porque creían que éstas gozaban de mayor vitalidad esa noche, algo que siguen creyendo.

Hoy día es una gran fiesta de la Wicca, la religión oficial de la brujería, y en el cual se celebran sus mayores rituales, entre ellos el comunicarse con los muertos. La Biblia satánica declara que Hallowen es uno de los dos días sagrados más importantes. Uno de sus sacerdotes declara que: "es la ocasión en que aún a la persona más incredula puede probar la maldad por una noche… tienen la oportunidad de bailar con el diablo". 

Todo esto es opuesto al mandato bíblico que dice que no debemos imitar las costumbres paganas que veamos en la tierra ni hacer participar a nuestros niños en ellas "…ni practicar adivinación, brujería o hechicería; ni hacer conjuros, servir de médium espiritista o consultar a los muertos.

 Cualquiera que practique estas costumbres se hará abominable al Señor, y por causa de ellas el Señor tu Dios expulsará de tu presencia a esas naciones. A los ojos del Señor tu Dios serás irreprensible." (Deuteronomio 18.9-14, versión Biblia al Día).

Las Escrituras son claras cuando nos ordenan que no debemos hacer participar a nuestros niños en celebraciones paganas, aun cuando sean la costumbre general (Levítico 18.21); ya que el Señor es santo y quiere que nosotros también lo seamos (Levítico 20.6). 

Todas las tradiciones de esta fiesta son opuestas a la conducta que debemos seguir como cristianos, desde dejar dulces en la puerta para alejar a los malos espíritus, hasta el disfraz que utilizaban para confundirse con éstos.

Cada detalle que se acostumbra a practicar tiene un origen pagano y relacionado con el reino de las tinieblas. Si no me cree a mis palabras, créale a la historia. Ésta atestigua lo equivocado que es seguir esta celebración. 

Creer en Dios y al mismo tiempo celebrar esta fiesta es como decir que ama a su esposa pero festeja el aniversario con la amante, o como celebrar el día patrio del país invasor. Usted puede creer que es un juego, pero delante Dios no lo es.

Muchos han celebrado Halloween porque desconocen su trasfondo, pero al hacerlo ponen en riesgo su vida espiritual y la de su familia. No podemos ingenuamente darle lugar al diablo y pretender que no tendremos consecuencias por ello. No conviene exponer a sus hijos a una práctica diabólica. 

Jesús, por otro lado, le ofrece a usted bendición y vida eterna. Aproveche este descanso para compartir con sus seres queridos, para comunicarse con ellos y honrarlos en vida. Acercarse a Dios y a una iglesia si es una costumbre que conviene adoptar en su familia.

Podré tropezar, pero no caeré... Porque el Señor me sostiene de la mano. He aquí algo sobre esta fiesta pagana debemos de orar para que esta maldición ya no siga!!! ¿Qué hay de malo en celebrar a Halloween?

Hay un gran número de cristianos que no ven nada de malo en celebrar a Halloween. Para ellos, esta es una fiesta divertida y nada más. Sin embargo, también hay muchos cristianos que se rehúsan a participar de Halloween.

¿Quién tiene la razón? ¿Habla la Biblia sobre Halloween? Contestemos la última pregunta primero: La Biblia no dice nada respecto a Halloween. Sin embargo, hay muchas otras cosas que la Biblia no menciona específicamente por nombre pero son malas.

Por ejemplo, la Biblia nunca dice: "No uses drogas". Pero todos sabemos, que las drogas son malas para uno. En otras palabras, hay cosas que no están declaradas literalmente en la Biblia, pero debemos abstenernos de ellas.

Aunque Halloween no aparece en la Biblia, gran mayoría de los creyentes se niegan a participar de ese día. No podemos cerrar nuestros ojos al aspecto histórico de esta fiesta: Queda comprobado, históricamente hablando, que la forma actual de Halloween, no es otra cosa sino una mixtura de ritos paganos del segundo siglo antes de Cristo, con ritos paganos del catolicismo romano, que se acomodaron muy bien para satisfacer el gusto popular.

En Efesios 5.11 tenemos una base sólida para rechazar a Halloween; allí leemos lo siguiente:  "No tengan nada que ver con las obras infructuosas de la oscuridad, sino más bien denúncienlas" (NVI). Leemos el mismo versículo en la versión Reina-Valera 1960: "Y no participéis en las obras infructuosas de las tinieblas, sino más bien reprendedlas".

La fiesta de Halloween habla de brujas, espíritus, fantasmas, muertos, demonios, diablo, supersticiones, magia y mucho más. Ninguna de estas cosas están relacionadas con la luz de Dios, sino que todas hablan de las tinieblas. La Biblia, en Efesios 5.11, nos dice que "no participemos de las tinieblas", o sea, que "no tengamos nada que ver" con esas cosas. Como dicen: "más claro no canta un gallo".

Aun los satanistas y las personas envueltas en el ocultismo reconocen a Halloween como el día más sagrado en su calendario religioso. ¿Por qué, pues, muchos cristianos siguen empeñados en participar de algo que claramente no es de Dios? Halloween no es de Dios ni para Dios; sino que es un día donde muchos le rinden culto al príncipe de las tinieblas.

Esto no quiere decir que los cristianos deben esconderse en ése día. ¡No, y mil veces no! Somos luz, y por lo tanto no debemos escondernos (Lucas 11.33). Pero tampoco debemos dejarnos arrastrar por la corriente de este mundo. No podemos llamar bueno lo que claramente es malo

(Isaías 5.20; Amós 5.14).  La Iglesia Católica, para satisfacer el gusto popular, introdujo su fiesta del "Día de los Santos", mezclándola con el "Día de Samán" y el "Día de Pomona"-- y nunca pudo eliminar la tradición druida.

 ¡Eso es lo que pasa cuando queremos complacer el gusto popular. El gusto popular todavía sigue demandando y pidiendo. Pero los cristianos tenemos que ser valientes y no comprometer nuestros principios bíblicos.

Si hacemos concesiones al mundo y a sus tradiciones, perderemos nuestro sabor de "sal de la tierra" y no serviremos para nada (Lucas 14.34-35). A continuación presento algunos de los elementos más importantes de esta celebración:

La calabaza cortada Los celtas celebraban el culto de la cabeza cortada, en la cual representaban a uno de sus dioses. Para ellos, la cabeza era la sede del alma, atribuyéndole enormes poderes, tales como: moverse, hablar, cantar, profetizar y otorgar fecundidad a la tierra.

La idea de ahuecar las calabazas, o sea,  hacerle ojos, boca y nariz, -- de modo que se pareciera a un rostro humano o una cabeza cortada --, vino de los inmigrantes irlandeses y franceses (descendientes de los antiguos celtas).

Hay un sólo Dios, Creador del cielo y la tierra y del ser humano, que se merece toda nuestra alabanza y adoración (Isaías 45.5,6,14,18,21-22; 46.9; 48.11; Jeremías 10.10; Juan 17.3; 1 Tesalonicenses 1.9; 1 Juan 5.20).

No les rendimos culto a otros dioses que son el producto de la imaginación humana. La calabaza ahuecada es un símbolo del antiguo culto de la cabeza cortada. En ningún momento glorifica a Dios sino que es un recordatorio de una religión pagana a la cual Dios se opone.

Los fantasmas y "Jack de la linterna"  La costumbre de prender linternas y vestirse de fantasmas tuvo su origen de una antigua leyenda irlandesa. Según esta leyenda, "Jack de la Linterna" fue un hombre que al morir no pudo entrar al cielo por ser muy avaro.

Tampoco pudo ir al infierno porque no respetaba al diablo, sino que se burlaba de él. Por lo tanto, Jack fue condenado a vagar por la tierra con una linterna hasta el día del juicio final. Algunos pudieran decir que todo esto es bien inocente y divertido; y que "¡no hay nada de malo!"

 Gran mayoría de la gente está bien familiarizada, gracias a la industria del cine y televisión, con las manifestaciones de fantasmas y espíritus. Allí se nos da un cuadro imperfecto y muchas veces erróneo, del mundo de los espíritus.

 La televisión nos hace ver que hay espíritus buenos y otros malos. Sin embargo, la Palabra de Dios claramente enseña que estas "manifestaciones" espirituales del otro mundo son productos del espiritismo y la consulta a los muertos, lo cual Dios prohíbe (Levítico 20.27; Deuteronomio 18.10; Jeremías 27.9-10; Apocalipsis 21.8; 22.15)

"Trick or treat" es una frase muy común usada por los que participan en la celebración de Halloween. "Trick" significa truco o maldad; "treat" significa obsequio o regalo. La idea de la frase es bien simple: ?

Me das un regalo o te hago una maldad. Esta frase no es tan inocente como se presenta, sino que habla de un aspecto histórico y verídico de esta celebración: En aquella noche, mucha gente se disfrazaba e iba en busca de ofrendas para los espíritus.

 Cuando alguien no les daba una ofrenda, ellos le hacían daño con sus bastones, los cuales muchas veces tenían puntas bien afiladas. Una vez más el significado: "Me das un regalo o te hago una maldad". La idea o insinuación de hacerle daño a otra persona es antibíblica (Romanos 12.17-19; 13.10; 1 Tesalonicenses 5.15; 1 Pedro 3.9).

El uso de máscaras o disfraces ha sido una práctica muy popular en los ritos de magias y ceremonias paganas de muchos pueblos primitivos. Se usaban los disfraces para representar los espíritus que invocaban, para las danzas, para las guerras y otras actividades.

 Sin embargo, el propósito principal de la utilización de disfraces era esconder la identidad de la persona, lo cual pone en manifiesto el verdadero deseo de Satanás de ser adorado. "Y esto no es nada raro, ya que Satanás mismo se disfraza de ángel de luz" (2 Corintios 11.14, DHH).

No hay duda alguna que Dios espera que seamos diferentes. La iglesia de Cristo no es de este mundo y no debe "perderse" en las tradiciones de este mundo, especialmente si éstas no glorifican a Dios. Halloween nunca ha sido ni será un tributo a la luz ni a las cosas de Dios.

 ¡Halloween ni siquiera pretende ser eso! Esta fiesta no es otra cosa sino la continuación de un culto pagano que ha ido obteniendo la aceptación de muchos en la iglesia de todos los tiempos. La Palabra nos enseña que "no podemos servir a dos señores" (Lucas 16.13); y el Señor nos reta a que nos apartemos de toda iniquidad (2 Timoteo 2.19).

La Biblia Católica Harder, mejor que ninguna otra dice así: "Apartaos de toda apariencia de mal" (1 Tesalonicenses 5.22). Es interesante el lenguaje que usa esta versión: En ningún momento dice que nos apartemos del mal o de lo que claramente ha sido definido como el mal; sino que todo aquello que se parezca a lo malo.

Esto es bien importante, pues, hay muchas cosas que a simple vista no se ven malas, pero cuando nos detenemos a mirarlas con más atención, buscando sinceramente la verdad, nos damos cuentas que tienen apariencia de mal. La Biblia nos dice que en tal situación debemos apartarnos de eso.

Como creyentes, tenemos la responsabilidad de evaluar las actividades que practicamos: ¿Glorifican a Dios? ¿Edifican la vida espiritual? ¿Contribuyen a la evangelización de este mundo? O, ¿tienen apariencia de mal?

Creo que el lector es bien entendido de lo que el Señor nos comunica a través de este artículo. Oro al Señor para que este material sea usado para llevar bendición al pueblo de Dios y que todos podamos hacer lo que es correcto ante Dios y el mundo que nos rodea y que constantemente nos está observando.

La cultura moderna, jactándose de ser pragmática y científica, se aparta de Dios considerándolo un mito ya superado. Al mismo tiempo, para llenar el vacío del alma, el hombre de hoy retrocede cada vez más al absurdo de la superstición y del paganismo.

Ha cambiado a Dios por el mismo demonio. Sin la fe, el hombre se arrastra hacia la necesidad de protegerse de fuerzas que no puede dominar. Vive con miedo le necesita expresarlo. Busca de alguna manera con sus ritos exorcizar las fuerzas superiores. No es de extrañar entonces que vivamos en una cultura de la muerte en la que millones de niños son abortados cada año y muchos más mueren de hambre y abandono.

Como cristianos, profesamos que solo Jesucristo nos libera de la muerte. Solo Él es la luz que brilla en la oscuridad de los largos inviernos espirituales del hombre. Solo El nos protege de la monstruosidad de Satanás y los demonios.

Solo El le da sentido al sufrimiento con su Cruz. Solo El es vencedor sobre el horror y la muerte. Solo Dios basta para quién ha recibido la gracia y vive como discípulo de Cristo. Ante Cristo la cultura de la muerte cede el paso al amor y la vida. Los cristianos debemos no sólo desenmascarar el mal, sino ser además luz en las tinieblas.

Aunque en la actualidad muchas personas se resisten a aceptar que la brujería todavía existe, la misma esta en vigencia. ¿Superstición?, ¿Superchería?, ¿Creencias místicas que nos llevan a la Edad Media?, ¿Juegos de niños que se celebran el 31 de octubre?

 El hombre moderno cree en los demonios y espíritus de maldad, sin embargo debemos entender que en el Universo (mundo invisible) existen dos fuentes de conocimiento, y el hecho de que usted lo acepte o no, no altera esta realidad.

En este caso, el peor enemigo del hombre es "LA IGNORANCIA" y Satanás quiere que ignoremos sus maquinaciones y éstas se pueden vencer por medio de conocimiento, por esta razón hemos preparado dicho material para que el creyente conozca en qué terreno se está involucrando, en esta celebración.

"Mi pueblo fue destruido porque le faltó conocimiento" Oseas 4:6.
"Para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones" 2ª Corintios 2:11.

EL 31 DE OCTUBRE ES: Halloween es un día de fiesta disfrazado y si le quitamos la máscara encontraremos cosas difíciles de creer en cuanto a una diversión sana se refiere, esto es lo que Satanás nos ha querido hacer creer, ya que él es padre de mentira y ha logrado engañar a la gente con el verdadero sentido de su celebración. En 2ª Corintios 11:14 la Biblia nos enseña que: "y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz".

 

Todo lo relacionado con el día de las brujas está relacionado con el mundo escondido, oscuridad, muerte y temor en una forma. El temor de un opresor y Dios quiere que el oprimido sea libre. Una vida sin temor debe ser la marca de un verdadero discípulo de Jesús, no debemos temer a ningún otro dios.

Las consecuencias físicas que representa el Halloween para los niños se pueden discernir fácilmente, sin embargo, los daños físicos no se comparan con los daños espirituales. Aún así, sea por su ignorancia o por amor a la tradición humana, muchos cristianos continúan tomando parte de sus actividades excusándose al decir: "sólo lo hacemos para pasar un rato agradable y de todos modos los niños no saben la diferencia". El deseo de pasarla bien a menudo se opone a lo que Jesucristo nos ordena.

No debemos comprometer nuestro testimonio, sino que debemos abstenernos de todo lo que parezca malo -1 Tesalonicenses 5:22- y hacer "todo para la gloria de Dios". Sea que creamos o no en estas cosas, las tradiciones ligadas a esta festividad ocultista acarrean connotaciones diabólicas y lo importante es que debemos desenmascarar sus obras.

 Estas prácticas paganas son condenadas por la palabra de Dios: La brujería y la hechicería eran castigadas con la muerte. Éxodo 22:18 El comunicarse con los espíritus bloquea nuestra comunión con el Señor. Lev 20:6. Todos los que acudieron a los médium fueron descartados del pueblo. Lev 20:6.
Es una obra de la carne. Gal 5:21.

Halloween: Dios nos ordena que no nos contaminemos con estas prácticas propias de gentes paganas; Él aborrece que sus hijos participen de fiestas que no glorifican su nombre, y en el Halloween en ningún momento se hace énfasis en algo positivo, sólo se glorifica a la muerte y todo símbolo de tipo satánico.

Día de Los Muertos: Dios establece que el hombre muere una vez y después de esto viene el juicio. Cuando se celebra el día de los muertos, realmente no es para esos seres queridos que han muerto, sino para el "dios de la muerte" y Dios dice que Él ya venció a la muerte por la resurrección de su Hijo Jesucristo.

La Biblia afirma que en la tumba sólo está el polvo, pero el espíritu de la persona vuelve a Dios y no regresará sino hasta el día del juicio final. Esta celebración tiene estrecha relación con el Halloween; no es coincidencia que una fiesta esté seguida de la otra y que el énfasis de la muerte predomine en ambas.
 
SEIS RAZONES PARA NO CELEBRAR EL HALLOWEEN

1. NO es una actividad cristiana. Ninguna iglesia de denominación cristiana celebra esta fecha. Ni católicos, ni evangélicos, celebramos y nunca celebraremos una noche dedicada a la exaltación de la brujería en ninguna de sus formas.

2. Va contra las enseñanzas de Jesús. Jesús está en contra de la brujería en todas sus formas: espiritismo, hechicería, adivinación, lectura de cartas, horóscopos, astrología y tantas máscaras con que se encubre la maldad.

Estas han sido declaradas enemigas de la Palabra de Dios desde tiempos muy remotos y van contra todas las enseñanzas de nuestro Señor, quien dice claramente que "el que no está conmigo está contra mí". Hay innumerables referencias bíblicas donde se condena el uso de todas estas clases de mal.

3. Sirve para rendir culto a Satanás. Aunque en apariencia es una actividad recreativa y muy llamativa, sobre todo para los niños, su verdadero significado sigue oculto a nuestros ojos. En muchos países, incluyendo el nuestro, los grupos satánicos usan esa noche para un "culto" especial dedicado a Satanás y en muchos países alrededor del mundo, se hacen sacrificios humanos, sobre todo de niños que han sido secuestrados de sus hogares y que son ofrecidos como víctimas inocentes en una noche de lujuria, drogas, alcohol y toda clase de desenfrenos, en las llamadas "misas negras".

4. Se opone al primer mandamiento. Este tipo de actividades, ni exalta el nombre de Jesús, ni tiene nada que ver con su Padre Celestial y mucho menos con el Santo Espíritu del Dios Altísimo. Por lo tanto, va en contraposición al primer mandamiento de amar a Dios con toda nuestra alma, nuestra mente, nuestro corazón, con todas nuestras fuerzas, en fin con todo nuestro ser.

5. Participar es olvidarse de Dios. Participar quiere decir "ser parte de": si usted participa está siendo parte de esta tremenda responsabilidad espiritual: No sólo se está alejando u olvidando de la adoración al Dios Eterno e Inmortal, sino que está siendo parte de una actividad que glorifica a las brujas y a su padre Satanás.

6. Contamina y esclaviza a nuestros niños. No hay magia blanca y magia negra, no hay brujas buenas y brujas malas. Toda la actividad demoníaca se disfraza y se oculta para ganar adeptos y así muchas veces "vestimos" a nuestros niñitos como "brujitas" y "diablitos".

 Jesús dijo: "Dejad que los niños vengan a mí y NO SE LO IMPIDÁIS, porque de los tales es el Reino de los Cielos". ¿Llevaría usted a sus niños disfrazados ante Jesús y los podría presentar libremente y con su conciencia tranquila? Jesús necesita a sus niños libres de toda clase de máscaras y limpios de toda contaminación.

CONCLUSIONES

Cuando el hombre trata de tener comunión con el Señor por otros medios utilizando más allá de sus cinco sentidos, entra en una dimensión sobre natural y trasciende los límites de la misma. Entra en contacto con seres invisibles pero con personalidad, fuerza e inteligencia que se mueven dentro y fuera de nuestra atmósfera y que engañan al hombre aparentando servir a Dios.

¿De donde proceden estos seres? ¿Cuál es su origen? La respuesta se encuentra en Ezequiel 28:12-19 e Isaías 14:12-17. Estos pasajes describen a Satanás quien a pesar de haber tenido una condición privilegiada en todo lo que hacía, corrompió su esencia en un afán de poder, profanó su santidad, su rebelión vino juntamente con su caída. Conocimiento de antemano cuál es su designio final, él trata de desviar la mirada del hombre para con Dios.

¡Despertemos! Satanás está activo en nuestros días. Los ejecutores de su plan están en plena operación y estos trabajan en lo que es la magia negra y blanca, médium, espiritistas y todo aquello que implica control mental.

Halloween es una celebración satánica que data aproximadamente 4.000 años atrás. De nosotros depende el ser luz para aquellos que están en tinieblas, cambiando esta costumbre por la verdad de Cristo Jesús.

Hay una alternativa bíblica para sustituir Halloween: un servicio en la iglesia que eduque a los cristianos al respecto de éste y otros peligros y luego, tener alabanza, adoración y oración. Esta es una idea que ha tardado en ponerse en práctica.

Pueden llevarse a cabo servicios para niños en los que la iglesia puede ayudar a los padres al educar a los niños de su responsabilidad de evitar aquello que parece malo. Es el momento ideal para comparar nuestra fe con las creencias del mundo y ganar.

Entonces, estaremos mostrándole a Dios nuestro compromiso en lo que a fidelidad se refiere, deseando pararnos en su justicia para que Él reine en los corazones de todos los que nos rodean, porque seremos luz.

Este no es un asunto sin importancia. Satanás está vivo, y muchísimas almas se pierden diariamente. Pero Dios también está vivo. Y Él está trabajando en su plan de redención. Si queremos ser parte del plan e, igualmente importante, si los padres de familia cristianos quieren que sus hijos sean parte de ese plan, debemos una vez y por todas, dejar que Dios haga su voluntad a cualquier costo.

El 31 de octubre tú puedes hacer la diferencia en la vida de otra persona. Para que esto suceda, tú tienes la última palabra. "No participéis en las obras infructuosas de las tinieblas, sino más bien reprendidas" Efesios 5:11 

EL GRAN RIESGO

 Los niños (y no tan niños) se disfrazan (es una verdadera competencia para hacer el disfraz más horrible y temerario) y van de casa en casa exigiendo «trick or treat» (truco o regalo). La idea es que si no se les da alguna golosina le harán alguna maldad al residente del lugar que visitan. Para algunos esto ha sido un gracioso juego de niños.

Últimamente esta práctica se ha convertido en algo peligroso tanto para los residentes (que pueden ser visitados por una ganga violenta), como para los que visitan (Hay residentes que reaccionan con violencia y ha habido casos de golosinas envenenadas).

Es alarmante que muchos cristianos han olvidado el testimonio de los santos y se sientan más atraídos a festejar con brujas y fantasmas. Les parece todo una broma, una diversión inofensiva. Lo hacen por llenar un vacío, porque los santos ya no interesan y las prácticas paganas y ocultistas ejercen una extraña fascinación. Por eso se está propagando rápidamente en nuestra cultura la adivinación, la ouija, la creencia en la reencarnación y muchas más.

FUIMOS LLAMADO A SER GRANDES GERREROS Y VAMOS A VENCER

Cuando Dios estableció leyes para su pueblo, claramente ordenó no consultar a los muertos ni participar en ocultismo, diciendo:"No sea hallado en ti quien haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego, ni quien practique adivinación, ni agorero, ni sortílego, ni hechicero, ni encantador, ni adivino, ni mago, ni quien consulte a los muertos. Porque es abominación para con El Señor cualquiera que hace estas cosas...", Deuteronomio 18:10

¿Por qué entonces la religión permite y participa en estas fiestas? ¿Es qué acaso las leyes de Dios han cambiado?  "Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes" Efesios 6: 13

Nosotros como padres, tenemos la responsabilidad ante Dios de cuidar a nuestros hijos. Si en sus colegios, celebran Halloween, sencillamente hablen con sus profesores y díganles que por motivos personales, sus hijos no participarán ese día de todas esas cosas, y que si es menester, se quedarán en casa. ¡Usted tiene derechos!

No permita que sus hijos participen de esa maldad. Es posible que tu navegador no permita visualizar esta imagen. "La fiesta de Halloween, nada tiene que ver con la sana tradición, sino que es pura iniquidad, y presentando un aspecto más o menos deseable e inocente, oculta una maldición que nunca ponderaremos suficientemente - ¡desecha Halloween!"

Quita toda distracción de tu vida  Estamos inmersos en una guerra abierta, y la inmensa mayoría de los creyentes no se aperciben de mucho. Viven ensimismados, en su cotidianidad y sus quehaceres. No se dan cuenta de que el enemigo planea sobre sus cabezas, proyectando su sombra de muerte lo más negra que se le permita, y sin embargo la Palabra nos exhorta a "que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones" (2 Corintios 2: 11). Una de las maquinaciones del diablo es la de llevar al pueblo de Dios a una constante distracción.

El diablo teme al cristiano que ora, intercede, echa fuera demonios, pero se ríe del cristiano distraído. Ese tipo de cristiano no supone ningún tipo de amenaza para el enemigo de nuestras almas.  Un ejemplo claro del cristiano distraído es el de la iglesia de Laodicea (Ap. 3: 14).

 Los laodicenses andaban más que distraídos en su propia autosuficiencia, en su propio error de pensar que todo lo tenían, y que no necesitaban nada. Vivían inmersos en la trampa de la banalidad, y de la autocomplacencia, esta es una de las principales distracciones.

Hoy en día, el mismo espíritu de Laodicea está más que presente en mucho del sector eclesial. El cristiano espiritualmente dormido, no es un peligro para el enemigo. Hay muchas maneras de dormir al creyente, una de ellas es diciéndole que prestar atención a las obras del diablo, o hablar sobre el diablo, es darle la gloria al diablo, y que por lo tanto, lo mejor es ausentar de nuestras conversaciones, predicaciones, enseñanzas, etc. todo lo concerniente a su influencia y labor.

El cristiano entonces, se aletarga espiritualmente, y deja de luchar, ¿para qué luchar, si el diablo ya fue derrotado en la Cruz? Sacando esta última frase bíblica de su contexto, se consigue adormecer al creyente, y mientras tanto, Satanás saca inmensa ventaja para seguir haciendo su obra de destrucción. Es posible que tu navegador no permita visualizar esta imagen.

"¿Por qué permitir que nuestros hijos participen de esa maldad, aunque aparentemente sea por sólo juego? Ustedes como padres no tienen por qué sentirse obligados a que sus hijos participen de estas cosas en las aulas escolares" Halloween, la principal fiesta satanista del año

Hoy en día, el mismo espíritu de exaltación del mal sigue presente en esa fiesta, por mucho que se pretenda disimular. Al diablo le encanta hacer daño a través de lo aparentemente ingenuo e intrascendente.

 Un hecho eminentemente comprobado, es que cada 31 de octubre por la noche, se realizan actos satanistas con sacrificios humanos, sobretodo de bebés, violaciones de niños y adultos, y todo tipo de reuniones relacionadas con la exaltación del mal, donde la sangre corre a raudales. Y con todo ello, una inmensa mayoría de cristianos duermen.

En vez de ponerse a orar e interceder contra todo esto, muchos incluso participan ingenuamente de ese festival, permitiendo que sus hijos se disfracen de brujas, de esqueletos, de demonios, etc., y jueguen al triste y lamentable "trick or treat" (Truco o trato), que no era otra cosa originalmente que maldecir, matar y robar a la familia..

Muchos dirán que eso ya es cosa del pasado, pero se equivocan. Cada vez la fiesta de Halloween tiene más arraigo, más fuerza, y cada vez más se está expandiendo por todas partes, aprovechándose de las escuelas, institutos y centros de enseñanza en general y de sus responsables docentes.

¿Por qué hay tanto interés en expandir Halloween? Además del consabido negocio que los comerciantes no quieren dejar de conseguir, existe otra razón, mucho más siniestra. Es bien sabido que la noche de Halloween es la más importante del actual calendario satanista.

Un testimonio de primera mano lo tenemos de boca de una ex satanista, la que fue la más grande de las brujas en el oeste Europeo y las islas Británicas, quien se convirtió a Cristo, Doreen Irving. Esta, ahora ya hermana en Cristo, dijo que si los padres cristianos tuvieran alguna idea de lo que realmente es Halloween, ni siquiera mencionarían esa palabra frente a sus hijos, ya que todo lo que ella conlleva es muerte y miedo. 

No es fábula. Para muchos, Halloween es tan sólo una fiesta de disfraces donde los niños salen a las calles en busca de dulces y regalos; la realidad es totalmente diferente.

Una hermana en Cristo me describió una visión que tuvo en el contexto de Halloween. Me contó que de forma muy clara había visto un pantano de aguas negras, y en la orilla, mucha gente divirtiéndose.

Había adultos y niños, disfrazados con los atuendos típicos de esa fiesta, y la sorpresa fue que eran ¡cristianos! Eran cristianos con sus hijos pequeños, celebrando Halloween. No se percataban del peligro, eran totalmente ajenos a todo ello. Este es el problema, cuando el cristiano vive de forma ajena, de espaldas al mal, sin combatirlo, sino más bien conviviendo con él haciéndole un guiño.

Dejemos de estar distraídos y dejemos de dormir. Veamos como de forma efectiva combatir ese mal en términos espirituales, así como todos los demás. No olvidemos que sí tenemos lucha contra las tinieblas (Ef. 6: 12).Tenemos lucha contra las tinieblas. La Biblia dice en Santiago 4:7 "Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros".

En muchas ocasiones, nos enfrentamos a circunstancias como esta y no sabemos que hacer. Por tal motivo, podemos dar algunas pautas que pueden ayudarnos a llegar adelante una acción ofensiva en el ámbito espiritual.

Sabemos perfectamente, que a lo largo del mes de Octubre, los satanistas profesan una gran actividad maléfica. Más concretamente, en la noche del 31 de octubre, todos los satanistas se reúnen a nivel mundial para adorar al diablo, renovar pactos, maldecir a los cristianos, invocar espíritus inmundos, activar demonios, como le llaman, hacer sacrificios humanos, etc.

Lo que nosotros debemos hacer como verdaderos hijos de Dios es lo siguiente: Primeramente "Someternos a Dios". Esto quiere decir que nosotros le entregamos a Dios el control de nuestras vidas, haciendo Su voluntad y viviendo en santidad. Debemos conocer su Palabra y estar en comunión con Él.

Segundo: "Resistir al diablo". Resistir al diablo, no quiere decir que debemos estoicamente soportar todo ataque del diablo con pasividad. No es esa la idea de Dios al hablar de resistir. Por el contrario, resistir, quiere decir deshacer las obras del diablo confrontándolo a él y a todo su ejército en oración e intercesión.  

Usted debe tomar autoridad en el nombre de Jesús y con voz audible y firme decir por ejemplo: "Conforme a la voluntad de Dios, en el nombre de Jesús de Nazaret, rompo todo trabajo, todo conjuro, toda maldición pronunciada en este día"; "Sujeto todo poder de las tinieblas y rompo toda maldición que fue pronunciada sobre los hijos del Dios Altísimo en el nombre de Jesús".

Esto es sólo un ejemplo. Pida que Dios le dirija y antes de confrontar los poderes de las tinieblas, tenga un tiempo de adoración, confesión de pecados, si es menester, y exaltación a Dios.

La oración de guerra, no es repetir de memoria ciertas palabras. El diablo sólo va a huir, si usted es un hombre o una mujer consagrado a Dios. Nunca olvide, que Satanás, ve cuanto de Dios hay en usted. Por otro lado, no tenga temor, Cristo ya le venció en la cruz del Calvario.

 Recuerde la Palabra: Colosenses 2:15 "y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz"

Vivimos en unos días en los cuales no nos podemos permitir el lujo de dormir la siesta espiritual. Hay que estar vigilantes, porque el enemigo se ha levantado como río. Pero damos gracias, porque cuando el maligno eso hace, el Espíritu de Jehová, levanta bandera contra él (Is. 59: 19b). Tenemos la victoria segura con Jesús.

Me gustaría acabar aquí dando una pequeña directriz muy práctica. Sería muy deseable, consiervos y hermanos, que en estos días, y más aún desde la víspera hasta el fin del 31 del corriente, nos pusiéramos en oración y ayuno.

 Debemos orar que Dios tenga misericordia de todos esos niños, jóvenes, vírgenes, hombres y mujeres que son atrapados con la intención de ser torturados y muertos. Esto es horrorosamente real, y no podemos sencillamente ignorarlo.

¡Pongámonos de rodillas ante Dios, e imploremos Su misericordia!, ¡Atemos el poder de la sangre derramada! ¡Atemos conforme el Espíritu Santo nos lo vaya revelando, a todos esos demonios y espíritus inmundos que acosan al pueblo de Dios y guían a los hijos del diablo a acometer las atrocidades más grandes para así obtener mayor poder! (Mt. 18: 18; Ef. 6: 12) ¡La batalla está servida!..y por favor, ¡deseche Halloween!

Piense por un momento. ¿Puede alguien volver de la muerte para "convivir" con sus amigos o familiares? La respuesta es contundentemente no. Si, los "médium" y brujos dicen que si es posible, hasta las personas que salen en la televisión dando los horóscopos lo dicen; pero todos ellos están por demás equivocados.

Lo que es mas, ellos están separados totalmente de Dios y su fe y enseñanzas tienen un origen diabólico. En ese caso, quienes vienen a visitar las casas donde son invitados a asistir son demonios y espíritus.

Yo no lo digo, es Dios quien lo dice. En la Biblia se lee: "No sea hallado en ti quien haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego (es decir que lo lleva ante brujos, curanderos, espiritistas y médium), ni quien practique adivinación, ni agorero (quien predice el futuro), ni sortílego (que hace pactos o juramentos pecaminosos), ni hechicero, ni encantador, ni adivino, ni mago (magia blanca o negra), ni quien consulte a los muertos. Porque es abominación (blasfemia) para con Jehová cualquiera que hace estas cosas, y por estas abominaciones Jehová tu Dios echa estas naciones de delante de ti." Deuteronomio 18:10-12.

¿Por qué Dios no permite consultar a los muertos, ni a los adivinos, hechiceros e incluso los horóscopos? El apóstol San Pablo escribió: "Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios." Gálatas 5:19-21. Dios es contundente en ello, nadie que practique este tipo de cosas podrá entrar a su presencia.

Es probable que usted sea una persona religiosa y piense ¿que tiene de malo festejar un día del santoral que la Iglesia Católica respeta y celebra? Dios haba muy claramente diciendo que las cosas del diablo y las que sí son de Dios no tienen nada en común y no pueden hacerse juntas.

Sobre ello se lee en la Biblia: "No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas? ¿Y qué concordia Cristo con Belial (un dios pagano adorado en esa época)?

¿O qué parte el creyente con el incrédulo?" 2 a los Corintios 6:14. Es decir: La religión no puede ni debe aceptar la invocación de los muertos, ni su veneración, ni el ofrecerles alimentos, veladoras, juguetes o altares, puesto que es una costumbre de origen pagano y diabólico que ofende a Dios y nos separa de Él.

¿Cual es la verdad entonces? Hemos visto el origen pagano y diabólico de las fiestas de muertos. Dios no permite al hombre celebrar a la muerte porque Él es un Dios de Vida y desea que con Él vivamos eternamente.

 La Biblia dice que Cristo es el Pan de Vida, él es la Resurrección y la Vida y dice que no es un Dios de muertos, si no de vivos. ¿Como puede el mismo Dios de Vida permitir que el hombre, creación suya, festeje a la muerte? El ser humano festeja a la muerte porque está muerto y separado de Dios permanentemente. ¿Separados de Dios? ¿Muertos?

 Si, muertos en nuestros pecados. Dios envió a Cristo al mundo por que desde Adán toda la humanidad está separada de Él a causa del pecado, así que al morir el hombre no irá al cielo, si no lejos de Dios. Desde entonces el hombre no ha parado de pecar y con cada pecado se gana cada persona el costo de esa maldad: La separación de Dios. La Biblia dice: "Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. (Juan 3:16)".

El Hombre no se puede salvar solo. La religión tampoco puede salvar a nadie. Tampoco las buenas obras o el buen comportamiento nos hacen estar más cerca de Dios. Jesús dijo "Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí. Juan 14:6".

 No nacemos siendo hijos de Dios, si no que debemos de nacer de nuevo para poder entrar al reino de los cielos. ¿Volver al vientre de nuestras madres ya siendo mayores? ¡Eso es una locura! No se trata de eso. Cristo enseñó que no es así como se nace de nuevo, si no naciendo del Espíritu Santo.

Hace 2000 años el hombre crucificó a su Salvador. Pero con ello Cristo mismo llevó cada pecado, pagando por todos nosotros y recibiendo el castigo de nuestro pecado ¿Por qué cree que Jesús gritó en la cruz: "Dios mío, por que me has desamparado"? Al tercer día de su muerte Cristo resucitó, y ahora está vivo a la diestra del Padre. Con su sangre lavó nuestros pecados ¿permitirá que sus pecados sigan en usted o dejará a Jesucristo lavarlos?

Pablo, el apóstol escribió: "...Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe que predicamos: que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Romanos 10:8".

 Dios Padre, Jesús, El Espíritu Santo. Dios, no es un Dios muerto y no desea que el hombre festeje a la muerte, porque al festejar a la muerte se festeja al diablo mismo. Si, vemos niños vestidos como diablos y jugamos hablando de demonios pero no nos damos cuenta de que realmente estamos repitiendo los mismos sacrificios y ceremonias diabólicas que los Druidas festejaban y no importa que pongamos imágenes religiosas en los altares de muertos, estos siguen siendo altares a la muerte, adoración al diablo disfrazada de tradición y arte.

No importa cuantos pecados tengamos, Dios está siempre dispuesto a perdonarnos y a darnos vida en abundancia. Si usted ha celebrado estas fiestas o está esperando celebrarlas considere esto como un aviso: Al festejar Día de Muertos o Halloween está diciendo sí a la muerte y a la separación de Dios, está participando de cosas que Dios considera peligrosas y que le separarán de Él por la eternidad.

Hoy mismo puede decidir entre la vida o la muerte, entre Dios y el diablo. Usted necesita de Dios, para su vida, su familia, su trabajo y sus propias aspiraciones. Quizá usted no esté satisfecho con nada después de probarlo todo. Si es así no tiene nada que perder. Abra a Cristo su corazón.

No hay casos difíciles para Dios, ni problemas que no resuelva, ni enfermedad que no sane. Dios tiene para usted la más grande esperanza que nadie le puede dar. Jesús dijo: "A cualquiera, pues, que me confiese delante de los hombres, yo también le confesaré delante de mi Padre que está en los cielos. Y a cualquiera que me niegue delante de los hombres, yo también le negaré delante de mi Padre que está en los cielos. Mat 10:32-33".

De esto procede la salvación del hombre: De confesar a Dios nuestros pecados y de aceptar su sacrificio por nosotros. Él, siendo inocente pagó por nuestros pecados. Si usted cree en esto entregue a Dios su vida con estas palabras (puede hacerlo con sus propias palabras, la oración que le mostramos es sólo un modelo a seguir, no un rezo en particular):

"Dios, por años he estado esperando la solución y no ha llegado. Me creí satisfecho pero me doy cuenta que mi esfuerzo no es suficiente para alcanzarte.

Si decides y quieres cambiar, y alcanzar libertad y Él reine en tu corazón: di creyendo esto y hazlo efectivo y real en tu vida; "Señor Cristo Jesús te doy el trono de mi vida
te declaro único Señor y salvador de mi vida, me confieso pecador, pero en este momento me arrepiento de todo ello, renuncio a Satanás y todas sus obras y clamo a tu sangre preciosa para ser
limpio y perdonado, y ayúdame a caminar en un nuevo estilo de vida. Hoy por fe me declaro hijo ( a ) de DIOS. Amen."

Entrar al reino de Dios este es el letrero al camino de la restauración de Dios, el camino es hacer lo que a Dios le agrada en tu diario vivir (justicia, verdad, misericordia, obediencia a Dios, Fe, en Dios y amor (carácter de Dios)), recorrer el camino es dar evidencia de acercarse a Dios esto requiere todo tu ser.

¡Felicidades! Estas sencillas palabras no hacen nada por sí solas, pero su fe y confianza en Dios las transforma en una poderosa oración que le ha abierto las puertas a la vida eterna. ¿Recuerda esas cosas que lo avergonzaban y que hizo con tan mala intención? ¡Dios ya no las recuerda! Están perdonadas completamente.

Abandone las fiestas del Halloween y Día de Muertos, aléjese de lo que el diablo ha puesto como una trampa para separarle de Dios.

<>< <>< <><



Principal | Palabra del Día | Quienes Somos | Libro de Visitas | Contacto | Aviso Legal
Crecimiento | Estrategia | Ayuda | Colaboraciones | Producciones | Palabra Confirmada | Libros
www.tiempodevictoria.com.ar | 2002-2014