Tiempo de Victoria

Historia de la Reina del Cielo

Por: Jorge Cardacci

Enviado por: lector anónimo

(Argentina)

Miles de personas concurren cada año a distintos lugares consagrados a vírgenes y santos en peregrinaciones. La ignorancia los hace caer en idolatría, adorando a imágenes que solo representan a demonios disfrazados de hombres.

La Biblia dice que todas estas cosas son abominación para Jehová y que el destino de los que tales cosas hacen es el infierno. El propósito de este material, no es juzgar a estas personas, sino darles conocimiento para que sean libres de estas ataduras religiosas. Veamos ahora la historia de la Reina del Cielo.  

Génesis, el primer libro de la Biblia, nos revela el carácter creador de Dios y el poder de su palabra. A través del mismo podemos ver el desarrollo de los acontecimientos que dieron origen al universo, al mundo y al hombre.

Es realmente notorio el hecho de que Dios haya querido crear al hombre a su imagen y semejanza y un poco menor que los ángeles, siendo coronado de gloria y honra y que le haya puesto sobre la obra de su mano. (Hebreos 2:7).

 En todo esto se pone de manifiesto que el hombre como creación, es el objeto de su amor y cuidado, de tal modo, que es puesto para señorear sobre toda la creación, tal como podemos encontrar en Génesis 1:28 "Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra".

Con la caída del hombre en pecado, las cosas cambiaron rotundamente. En Génesis 3, podemos leer todo lo acontecido y vemos que el diablo engaña a la mujer y los dos comen del árbol que Dios le había dicho, "No comeréis". Esta acción del hombre, manifiesta explícitamente desobediencia a Dios e implícitamente obediencia a Satanás.

 En otras palabras, esto quiere decir que en el mismo momento que comen de ese fruto, también deciden cambiar de señor. Como consecuencia, Adán pierde la autoridad otorgada por Dios sobre su creación y Satanás es quien la toma.

Por esta causa, cuando leemos Génesis 9:7, observamos una frase muy parecida a Génesis 1: 28, pero con una gran diferencia. "Mas vosotros fructificad y multiplicaros; procread abundantemente en la tierra y multiplicaros en ella". Notemos que son casi las mismas palabras, pero no le dice que debía señorear sobre toda su creación.

Con esto queda claro que el hombre pierde la autoridad sobre la tierra, dado que Satanás se la robó. Con el transcurso del tiempo, y ya fuera del Edén, Adán y Eva tienen sus dos primeros hijos los cuales se llamaron Caín y Abel.

En Génesis 4:8, se puede leer que Caín mata a Abel y que como consecuencia de esto Dios lo maldice diciéndole que sería errante y extranjero de la tierra. Caín manifiesta su rebeldía fundando una ciudad en donde se estableció para vivir sin ser errante.

 Esta ciudad llevó el nombre de su hijo "ENOC". La rebeldía no comienza en Caín, sino en sus padres y pasando por este llegó a Cam, quien también es maldecido por su padre por la maldad de su corazón y sus desvíos sexuales (homosexual).

Algo digno de ser mencionado, es que el pecado de rebeldía trae sobre sí maldición, de modo, que todo aquel que se rebela contra Dios, trae maldición sobre su vida y no solo eso, sino que esa rebeldía es transferida a la generación siguiente.

Ahora siguiendo con el desarrollo histórico, dice la Biblia de que luego del diluvio y de haber transcurrido el tiempo, los habitantes de la tierra comenzaron a multiplicarse en gran manera y que posiblemente por esta razón comenzaron a salir de las tierras de oriente, hasta llegar a la llanura de Sinar, donde se daban condiciones muy favorables para el cultivo, ya que la tierra era fértil por las afluencias de los ríos Tigris y Eufrates.

A pesar de esto, existía un gran problema por causa de la gran cantidad de animales salvajes que habitaban esa región, los cuales ponían en peligro las vidas humanas.

El libro de Génesis en el capítulo 10, dice que Nimrod era entre otras cosas un hombre muy fuerte y vigoroso cazador y dado la necesidad que existía en aquella tierra por causa de los animales salvajes se convirtió en héroe, lo que le valió para ser reconocido por la multitud con su rey y comenzó a tomar decisiones en el campo político, social y religioso de aquel pueblo.

Con el paso del tiempo comenzó a agrupar a los habitantes en ciudades, (pequeños estados ó centros poblacionales) en donde hizo levantar muros a su alrededor para ofrecerles mayor seguridad.

El comienzo de su reinado fue Babel, Erec, Acad y Calne en la tierra de Sinar. Luego fue a Asiría y edificó a Nínive, Rehoboth, Cala y Resén.

Sobre el nombre Nimrod, la Enciclopedia Judía dice que se traduce como rebeldía y que Génesis 10, al decir que "Nimrod era vigoroso cazador delante de JEHOVÁ", no quiere decir que era temeroso de Él, sino que se oponía a Él; Nimrod estaba abiertamente en contra de JEHOVÁ.

Este hombre fue el primer rey de la tierra postdiluviano y también el primer sacerdote del ocultismo que desarrolló ritos que hoy día se llevan a cabo en distintos países y a través de distintas religiones y sectas, involucrando en ellos actos sexuales y la adoración de ídolos.

Cuando murió, su cuerpo fue cortado en pedazos y quemado, para luego ser enterrado en distintos sectores de Babilonia. Esta práctica es utilizada actualmente para consagrar territorios a distintos espíritus y maldecir la tierra por la masonería.

Después de la muerte de Nimrod, Semirámis, quien fuera su madre y esposa a la vez, lo proclamó como dios solar. Mas tarde ella dio a luz un hijo, a quien llamó Tammuz y de quien dijo ser la reencarnación de Nimrod. Según la reina Semirámis, este niño había sido engendrado de forma sobre natural.

Evidentemente la profecía de la venida de Cristo a través de una mujer era conocida por los habitantes de Babilonia, lo cual llegó a ser la puerta de entrada a la nueva religión que proponía Satanás a través de Semirámis y su hijo.

 Escritos cuneiformes babilónicos, describen perfectamente y con asombrosa semejanza al relato bíblico, la caída del hombre, el diluvio y otros acontecimientos ocurridos en aquel tiempo, confirmando que ellos tenían conocimiento de que el hijo de una mujer sería el salvador del mundo.

 Esta religión falsa, idólatra y por supuesto satánica tenía como base, una profecía bíblica, la cual sería el sustento valido para poder disfrazarse de verdadera. Algo para tener en cuenta es que esta religión estaba llena de símbolos por lo cual se la considera misteriosa.

El Becerro de Oro, por ejemplo era símbolo de Tammuz. El fuego, era la representación de Nimrod el dios solar. Por esta causa se encendían candeleros y fuegos ritualistas en su honor. También se lo representa a Nimrod con símbolos solares, peces, árboles, columnas y animales.

Esta religión se esparció de Babilonia a todas las naciones, cuando el hombre fue dispersado sobre la faz de la tierra por causa de la construcción de la torre de Babel. Estos habitantes formaron ciudades de acuerdo a sus lenguas y familias llevando consigo todas las creencias e idolatría de Babilonia.

Culturas tales como la de Egipto, Grecia, Roma, etc., han dado claras evidencias en sus sistemas religiosos de la influencia Babilónica. Todas estas culturas han dejado profundas huellas en la historia, pero la que más ha influenciado al mundo entero fue la Romana, la cual a través de su imperio mantuvo por mucho tiempo el control político, social y religioso de un amplio sector de la tierra como nunca antes se había visto.

A través de este imperio, Satanás llegó a desarrollar un sistema religioso donde se entremezclan el paganismo romano con el verdadero cristianismo. Esta estrategia tiene como base desplazar a Jesucristo por la diosa madre y su hijo propagándose por todo el mundo y en el tiempo, hasta nuestros días.

La adoración a la Madre y al Hijo se estableció en distintas culturas, y cada uno de ellos tomó nombres propios de cada región. Entre los chinos se la llama "Shigmoo" y es representada con un niño en brazos.

 Los Germanos adoran a la "Virgen Hertha"; los Escandinavos a "Disa" y los Etruscos a "Nutria". En la India, adoran a "Indrani" y a su "hijo"; los Druidas a la "Virgo Panitura" y los Griegos a "Afrodita" ó "Ceres".

 También encontramos que los Sumerios adoran a la diosa "Nana", mientras que los antiguos Romanos hacían lo propio con "Venus" ó "Fortuna" la diosa de la fertilidad y a su hijo llamado "Júpiter". Los judíos la conocieron como Astarot ó Reina del Cielo y Baal y en Egipto se los llamó "Isis" y su hijo "Horus".

En Efeso se la conocía como Diana y se la veneraba como diosa de la virginidad y la maternidad. Se decía de ella, que tenia los poderes generadores de la naturaleza, por lo cual se la representaba con muchos senos. En su cabeza tenia como adorno una torre de Babel y su templo fue una de las 7 maravillas del mundo.

En la religión Babilónica, la madre llegó a ser más adorada que el Hijo.

La Biblia, enseña que Jesucristo es el camino, la verdad y la vida y que nadie puede llegar al Padre, sino a través de Él y que Él es el único redentor de la humanidad. Estos dos principios fundamentales, son pasados por alto por algunas religiones, que honra más a la Madre que al Hijo, poniendo en evidencia las mismas características observadas en el culto a Semirámis y su hijo Tammuz.

Estas mismas religiones han sustituido en nombre de Semirámis por el de María y enseñan que las personas debe orar a ella, porque ella misma lleva todas las peticiones a su hijo, y como ella es su madre, él contesta la oración para complacerla y que el pecador que ora directamente al hijo, puede encontrarse con su ira, pero si lo hace a través de ella, solo tendrá que mostrarle los pechos que le dieron de mamar y su furia se calmará inmediatamente.

Las Escrituras niegan rotundamente todos esto en Lucas 11:27-28, donde se le dice a Jesús "Bienaventurado el vientre que te trajo, y los pechos que mamaste" y Jesús respondió "Antes, bienaventurados los que oyen la palabra de Dios y la guardan".

La idea de los senos que dan de mamar, era algo común dentro del paganismo y la muestra de esto lo tenemos en la Gran diosa Diana en Efeso que era representada con muchos senos. Por otro lado, la idea de un Jesús castigador esta muy lejos de la realidad. Ninguna persona que se considere hijo de Dios, puede concebir en su mente que la Virgen María, pueda ser más buena que Jesús.

Otra de las cosas que se enseña es que ella nació sin pecado original, sin embargo la Biblia dice en Romanos 3:23, "Por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios". También encontramos que es llamada "Inmaculada Concepción" dándole más importancia al nacimiento de ella, que al de Jesús.

En la época de la apostasía, algunos exagerados que admiraban a María, enseñaban que el cuerpo de María nunca sufrió corrupción y que ascendió a los cielos tal como Jesucristo y que está sentada allí, como "La Reina del Cielo" para recibir culto y oraciones.

 En este sentido San Bernardo, dijo: "En el tercer día, después de la muerte de María, cuando los apóstoles se juntaron alrededor de su tumba, la encontraron vacía. El cuerpo sagrado había sido llevado al paraíso celestial, donde el mismo Dios la coronó como "Reina del Cielo".

Veamos que dice Jeremías 44:16-22

16 La palabra que nos has hablado en nombre de Jehová, no la oiremos de ti; 17 sino que ciertamente pondremos por obra toda palabra que ha salido de nuestra boca, para ofrecer incienso a la reina del cielo, derramándole libaciones, como hemos hecho nosotros y nuestros padres, nuestros reyes y nuestros príncipes, en las ciudades de Judá y en las plazas de Jerusalén, y tuvimos abundancia de pan, y estuvimos alegres, y no vimos mal alguno.

18 Mas desde que dejamos de ofrecer incienso a la reina del cielo y de derramarle libaciones, nos falta todo, y a espada y de hambre somos consumidos.

19 Y cuando ofrecimos incienso a la reina del cielo, y le derramamos libaciones, ¿acaso le hicimos nosotras tortas para tributarle culto, y le derramamos libaciones, sin consentimiento de nuestros maridos?

20 Y habló Jeremías a todo el pueblo, a los hombres y a las mujeres y a todo el pueblo que le había respondido esto, diciendo: 21 ¿No se ha acordado Jehová, y no ha venido a su memoria el incienso que ofrecisteis en las ciudades de Judá, y en las calles de Jerusalén, vosotros y vuestros padres, vuestros reyes y vuestros príncipes y el pueblo de la tierra?

22 Y no pudo sufrirlo más Jehová, a causa de la maldad de vuestras obras, a causa de las abominaciones que habíais hecho; por tanto, vuestra tierra fue puesta en asolamiento, en espanto y en maldición, hasta quedar sin morador, como está hoy.

Esta doctrina fue proclamada oficialmente por el Papa Pío XII en el año 1950. La Asunción fue en primer lugar conmemorada como la celebración de la Dormición de María en el siglo VI; Esta celebración se convirtió más tarde en la fiesta de la Asunción, celebrada actualmente el 15 de agosto. Ahora en contraposición con esto encontramos en Juan 3:13 "Nadie subió al cielo, sino el que descendido de los cielos, el Hijo del Hombre, que esta en el cielo"

SEMIRAMIS Y LOS OBELISCOS.

Volviendo a la reina Semirámis, en Babilonia, erigió un obelisco de 45.6 metros de altura, pero en Egipto es donde más cantidad de estos se han encontrado. Muchos fueron removidos y otros fueron trasladados. Uno de ellos esta ubicado en el Parque Central en Nueva York, otro en Londres y muchos de ellos en Roma.

Los obeliscos están asociados al culto al dios sol. Eran símbolos de Baal ó Nimrod y también se lo ha reconocido como símbolo sexual. La gente de esa época entendió que a través de las relaciones sexuales se producía vida y por esto el órgano sexual masculino fue reconocido igual que el sol como símbolo de la vida. (Culto fálico).

Es importante destacar que la Biblia prohíbe rotundamente este tipo de cosas.

La palabra imágenes es traducida de varias palabras diferentes y con distintos significados. Una de estas palabras es "Matzebah" que significa imágenes altas u obeliscos. (1º Reyes 14:23; 2º Reyes 18:4 y 24:14, Jeremías 43:13 y Miqueas 5:13. Otra palabra que se usaba frecuentemente y refiriendo a los obeliscos es "Hammanim" que se traduce como "Imágenes del Sol". (Isaías 17:8 y 27:9).

En el capítulo 8 de Ezequiel dice que los Israelitas habían construido en la entrada del Templo de Jehová una imagen y con relación a esto en la Biblia de Scofield en la página 847, dice que Israel estaba entregado a "cultos fálicos" lo que nos revela que esa imagen construida era un obelisco.

Era costumbre edificar un obelisco delante de los templos paganos, tal como es el caso del templo "Hathor" que estaba dedicado a Horus ó Tammuz. Por otra parte no debemos olvidar que el mismo Nimrod, fue el que promovió la construcción de la torre de babel con el mismo propósito que tuvieron los obeliscos de Semirámis.  

La torre de Babel, estaba formada por 7 pisos que se unían entre sí por medio de una escalera exterior en forma de caracol. Cada piso estaba pintado de un color diferente representando cada uno de ellos a los planetas conocidos hasta ese momento. El séptimo piso estaba pintado de color dorado dado que representaba al dios sol quién estaba encarnado en Marduk el dios Babilónico (Nimrod).

Al considerar el uso de obeliscos en la entrada de los antiguos templos paganos y de torres como el zigurat de Babel, no es de extrañarnos que en la Babilonia moderna, encontremos exactamente lo mismo en sus distintas representaciones.

El obelisco que se observa en la imagen de abajo en el frente del templo de San Pedro en el Vaticano, no es una réplica construida en Roma; sino uno construido en Egipto y traído por Calígula en los años 37 – 41 después de Cristo desde Heliópolis. El nombre de esta ciudad tiene origen en el griego y es "Beth-semes", la cual era el centro egipcio de adoración al dios sol. (Jeremías 43:13).

Cabe señalar que el lugar donde esta edificada la Catedral de San Pedro, era una colina dedicada a la adoración a la deidad "Vaticanus" y más tarde en ese mismo lugar se realizaban festivales anuales en honor a Tammuz.

Por otra parte, la colocación de las estatuas que representan a los Apóstoles sobre los techos, es similar a la de los dioses paganos en el antiguo foro romano.

CONCLUSIÓN

La Biblia es la Palabra del Dios altísimo y Él mismo dice en Éxodo 20 1-6:

1 Y habló Dios todas estas palabras, diciendo2 Yo soy Jehová tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre.

3 No tendrás dioses ajenos delante de mí.

4 No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra.

5 No te inclinarás a ellas, ni las honrarás porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen,

6 y hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos.

Por lo tanto, debemos orar para que las personas que están bajo la cautividad de la Reina del Cielo sean libres y les pueda resplandecer la luz del evangelio de Cristo para que tengan vida eterna.

<>< <>< <><



Principal | Palabra del Día | Quienes Somos | Libro de Visitas | Contacto | Aviso Legal
Crecimiento | Estrategia | Ayuda | Colaboraciones | Producciones | Palabra Confirmada | Libros
www.tiempodevictoria.com.ar | 2002-2014