Tiempo de Victoria

¿Adonde Está Babilonia?

Babilonia no es, sencillamente, una ciudad literal, es un símbolo con características propias muy precisas. Para derrotarla, primero hay que conocerla. Pero hay un detalle: no se cae sola; hay que tumbarla. No se puede hacer lo que Dios quiere que se haga y pretender quedar bien con todo el mundo. Babilonia, lo vamos a ver bien clarito, es una mentalidad y la tenemos adentro. Cuidado: parte de lo que llamamos “hermanos”, es Babilonia. Así de crudo, así de claro, así de triste.

(Apocalipsis 14: 6)= Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo, diciendo a gran voz: temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas.

Otro ángel le siguió, diciendo: ha caído, ha caído Babilonia, la gran ciudad, porque ha hecho beber a todas las naciones del vino del furor de su fornicación.

Algo aquí es tan claro que casi no necesita comentario: una ciu7dad no fornica sexualmente. LA mampostería, los ladrillos, el cemento y los hierros de construcción, no fornican. Se trata, sí, de una ciudad que perdió su propósito, que fue creada para una cosa y está haciendo otra. La iglesia es una gran ciudad, es la nueva Jerusalén que baja del cielo. Babilonia, en cambio, es un paralelo. Es algo que parece ser la iglesia, pero que no lo es.

(Apocalipsis 16: 17)= El séptimo ángel derramó su copa por el aire; y salió una gran voz del templo del cielo, del trono, diciendo: hecho está.

Entonces hubo relámpagos y voces y truenos, y un gran temblor de tierra, un terremoto tan grande, cual no hubo jamás desde que los hombres han estado sobre la tierra.

Y la gran ciudad fue dividida en tres partes, y las ciudades de las naciones cayeron; y la gran Babilonia vino en memoria delante de Dios para darle el cáliz del vino del ardor de su ira.

Está diciendo que Babilonia, la gran ciudad, fue dividida en tres partes. Olvídese ahora de la historia y de la geografía; discierna revelación. Tres partes: 1)= Religión. 2)= Política. 3)= Economía. Atienda y entienda bien: la iglesia es una escuela, la misión es el mundo.

La primera característica que puedo darle, es que Babilonia, es todo lo que resiste a Dios. Es decir: Anticristo. Porque Anticristo no necesariamente es un hombre, aunque lo incluya, sino una mentalidad que niega lo que Cristo está haciendo ahora; lo que no se somete a la autoridad presente de Dios en la tierra. Note que no se trata de creer, porque los demonios creen en Cristo; sólo que no se someten.

Babilonia es todo lo que resiste a Dios. La Biblia usa a Sodoma como un ejemplo. Jerusalén física, - esa en la que muchos cristianos gastan dinero visitando y hasta trayendo “recuerdos santos” -, es tipología de Babilonia; está cautiva con sus frutos. Egipto es símbolo de resistencia a Dios.

Como leemos en 2 Corintios 11:12-14, el anticristo puede manifestarse en falsos profetas, falsos apóstoles, falsos pastores, falsos evangelistas o falsos maestros. El diablo nos quiere estancar en una sola revelación porque no nos gusta el asunto ese del discernimiento.

(Apocalipsis 17: 1)= Vino entonces uno de los siete ángeles que tenían las siete copas, y habló conmigo diciéndome: ven acá y te mostraré la sentencia contra la gran ramera, (Es decir: Babilonia es una ramera), la que está sentada sobre muchas aguas; con la cual han fornicado los reyes de la tierra, y los moradores de la tierra se han embriagado con el vino de su fornicación.

Y me llevó en el Espíritu, (Para ver a Babilonia usted debe discernir espiritualmente. Mire lo que dice Apocalipsis 21:9): Vino entonces a mí uno de los siete ángeles que tenían las siete copas llenas de las siete plagas postreras, y habló conmigo, diciendo: ven acá, yo te mostraré la desposada, la esposa del Cordero. – Esto es un paralelo. Cuando Satanás no puede destruir algo, levanta un paralelo. Proverbios 9 dice que la sabiduría clama desde la alta ciudad, pero la mujer extraña hace lo mismo desde el mismo lugar. Es mentalidad, no letra.

(Apocalipsis 17: 3)= Y me llevó en el espíritu al desierto; y vi a una mujer sentada sobre una bestia escarlata llena de nombres de blasfemia, - Entienda: es imposible blasfemar sin ser de alguna manera religioso – que tenía siete cabezas y diez cuernos.

Y la mujer estaba vestida de púrpura y escarlata, y adornada de oro, de piedras preciosas y de perlas, - está vestida con lo máximo, muy similar a la iglesia -, y tenía en la mano un cáliz de oro lleno de abominaciones y de la inmundicia de su fornicación; y en su frente un nombre escrito, un misterio: Babilonia la grande, la madre de las rameras y de las abominaciones de la tierra.

Vi a la mujer ebria de la sangre de los santos, y de la sangre de los mártires de Jesús; y cuando la vi me quedé asombrado con gran asombro.

(Verso 15)= Me dijo también: las aguas que has visto donde la ramera se sienta, - Recuerde que en el verso 1 dice que ella está sentada sobre muchas aguas -, …son pueblos, muchedumbres, naciones y lenguas. – Entonces, ¿Adónde está la ramera? ¡En todas partes! ¿Adónde está Babilonia? ¡En todas partes!

(Verso 18)= Y la mujer que has visto es la gran ciudad que reina sobre los reyes de la tierra. – Importante: Hebreos 12 nos dice que nosotros somos la gran ciudad. ¿Ve usted el paralelo? Una ciudad, otra ciudad; una mujer, otra mujer; vestida con perlas, la iglesia también; sentada sobre muchas naciones, somos de todo linaje, de todo pueblo y de toda lengua.

En segundo término, se nos dice que Babilonia es una ramera, una prostituta. Entonces bien vale preguntarnos: ¿Qué es una ramera? Es, por ejemplo, una persona que no se compromete con nadie, que no hace pactos, que no se involucra; una persona que necesita algo y lo consigue de la forma más rápida posible, que jamás le mostrará su verdadera personalidad, que vive mintiendo, simulando sentir lo que no siente, que vive del y por el engaño. Por favor, sáquese lo literal de la cabeza; no estoy hablándole de esa señorita que alguna vez usted ha visto paseándose por las calles nocturnas. Le estoy hablando de un paralelo, de una imitación que parece ser una iglesia.

En tercer lugar, se nos expresa que Babilonia se embriaga con vino. Vale otra indagación al respecto, entonces: ¿Qué efecto produce el vino? Embota los sentidos, nubla la visión, insensibiliza. ¿Conoce usted a gente insensible? ¿Ha visto gente con poca visión o con visión distorsionada? Están embriagados con el vino de la religión. O de la religiosidad. Lo dice claramente en Apocalipsis 17:2.

(Apocalipsis 18: 3)= Porque todas las naciones han bebido del vino del furor de su fornicación; y los reyes de la tierra han fornicado con ella y los mercaderes de la tierra se han enriquecido de la potencia de sus deleites.

Mercadería en la iglesia, tiene que ver con Babilonia. Revistas llamadas cristianas ofrecen profecías personales a cambio de ofrendas de amor. ¿Profecía? ¡¡Hechicería!! Porque vivir de la predicación o del trabajo del evangelio es bíblico, pero comercializar o mercantilizar el evangelio, es Babilonia.

(Verso 23)= Luz de lámpara no alumbrará más en ti, ni voz de esposo y de esposa se oirá más en ti; porque tus mercaderes eran los grandes de la tierra; pues por tus hechicerías fueron engañadas todas las naciones.

Note que es esposo y se hace pasar por esposa. Es, entonces, una iglesia falsa. Dice que engañaron a las naciones por medio de la hechicería. ¿Cómo hicieron? Les manipularon las voluntades con dos espíritus muy conocidos. El de Jezabel, que es el que utiliza la seducción o el de Lucifer, que es el que emplea la amenaza.

Como cuarto aspecto, podemos asegurar que Babilonia es idolatría. Adoración pervertida, torcida, desviada. Hay gente que adora el concepto o la imagen que tiene de Dios, aunque la palabra diga que Dios es otra cosa. Hay un pensamiento célebre de un sabio secular que aquí encaja perfectamente. “El sabio apuntó a las estrellas; el hombre se quedó mirando el dedo.” Adoramos la forma de adorar a Dios y no al Dios de la forma. La Palabra es lo único con autoridad para determinar el objetivo de nuestra adoración. Tres escrituras, tres testigos.

(Jeremías 50: 38)= Sequedad sobre sus aguas, y se secarán; porque es tierra de ídolos, y se entontecen con imágenes.

(Apocalipsis 13: 14)= Y engaña a los moradores de la tierra con señales que se le ha permitido hacer en presencia de la bestia, mandando a los moradores de la tierra que le hagan imagen a la bestia que tiene la herida de espada y vivió.

(Daniel 3: 5)= Que al oír el son de la bocina, de la flauta, del tamboril, del arpa, del salterio, de la zampoña y de todo instrumento de música, os postréis y adoréis la estatua de oro que el rey Nabucodonosor ha levantado.

Esto significa adorar imágenes humanas. Dígame si a veces la iglesia no anda detrás de personalidades. Hay, en el pueblo, tendencia clara a adorar la imagen. Le cambian una canción y ya no adoran porque no les gusta la canción. ¡¡¡La música es para mejorar la adoración, no para representarla!!! ¡¡Usted les cambia el cargo o la función que tienen dentro de la iglesia y se le van porque estaban allí solamente por el cargo y la posición!! Imágenes.

Como quinta medida, no podemos ignorar ni dejar de tener muy en cuenta que Babilonia promueve buena alabanza y adoración en lo que a sus expresiones externas se refiere. Alabamos y adoramos una imagen errónea de Dios. A veces, llamamos mundano al mundo y todavía ni siquiera sabemos quien es Dios.

En sexto lugar, ubicamos lo que se lee en Apocalipsis 17:5. Allí se expresa que Babilonia es la madre de las rameras y de las abominaciones de la tierra. Cabe consignar, aclarar y puntualizar que la palabra MADRE, en ese texto, tiene una connotación y una implicancia de la palabra FUENTE. Esto significa todo aquello que produce gente que no se compromete.

El séptimo punto nos muestra que Babilonia anda adornada de la misma manera en que lo hace normalmente la iglesia. Entonces usted no la puede ver, inexorablemente la tiene que discernir. En el tiempo de Cristo, que era un tiempo altamente religioso, nadie pudo discernirlo, a no ser el ministerio profético de Juan el Bautista. Pasó por todo Jerusalén y nadie sabía que era el hijo de Dios. Juan le dio una mirada y dijo: Este es…

Por eso se nos enseñó que no existían los ministerios apostólicos y proféticos. La Palabra dice que son la llave del conocimiento: son los que traen el poder de decodificar y sacar la máscara al diablo en la iglesia, para que haya una iglesia balanceada. Gracias a Dios por los que estamos abiertos a lo que es la verdad en el tiempo de hoy.

El aspecto número ocho especifica que Babilonia es todo lo que vive en sobreabundancia.

(Jeremías 51: 13)= Tú, la que moras entre muchas aguas, rica en tesoros, ha venido tu fin, la medida de tu codicia.

(Isaías 47: 1)= Desciende y siéntate en el polvo, virgen hija de Babilonia. – Aquí le dicen virgen, igual que a las hijas de Sión, que también se llaman vírgenes: cinco insensatas y cinco prudentes. ¿De dónde habrán salido las cinco insensatas? – Siéntate en la tierra, sin trono, hija de los caldeos, porque nunca más te llamarán tierna y delicada.

Es una iglesia de una unción delicada. Era lo que creía la gente que iban a ver cuando vieron a Juan el Bautista y Cristo les dijo: ¿Qué vinieron a ver, una caña? ¿Alguien hueco por dentro? ¿Alguien que se acomoda a los vientos populares? Todos se sienten atraídos por las vestimentas delicadas, pero la palabra dice que esas mismas vestimentas también están en el palacio de los reyes y en las residencias de los mercaderes.

(Apocalipsis 18: 7)= Cuanto ella se ha glorificado y ha vivido en deleites, tanto dadle de tormento y llanto; porque dice en su corazón: yo estoy sentada como reina, y no soy viuda, y no veré llanto.

Babilonia tiene una posición de complacencia y dice: Yo no voy a dar la vida por nada. Yo no voy a enviudar. Yo no voy a tener llanto. Sin embargo la iglesia es la que no ama su vida hasta la muerte.

La décima característica babilónica está inserta en el texto que encontramos en Isaías 47:10. Allí leemos: Porque te confiaste en tu maldad, diciendo: nadie me ve. – Babilonia es un misterio. Dice que está escrito en su frente un gran misterio. Un misterio es algo oculto; hay que discernirlo para encontrarlo. Ella jura que nadie la ve, por eso mata a los profetas y a los apóstoles; porque ellos la ven. ¡A Babilonia no le gusta la unción!

El punto undécimo tiene que ver con que Babilonia es responsable por toda opresión y violencia en la iglesia. Tiene su origen en Caín. Caín es el que mata al primer adorador verdadero. La ofrenda de Caín no era mala en si misma, era falsa. Era solamente externa, no interna. Dios la discierne y le dice: “Caín…eso no me sirve…” Caín se enoja y despotrica porque reglamentariamente, sí que sirve.

No se trata de que se hace en la iglesia; se trata de en qué postura espiritual se hace. Caín se muda fuera de la presencia de Dios y construye la primera ciudad. Y lo hace en dedicación a un nuevo estilo de adoración en contra de la voluntad de Dios.

Hay un tipo de gente, entro de la iglesia, que tiene todas las formas de la religión, pero nunca tienen paz. Siempre andan atribulados; no han entrado en un reposo; no conocen lo que es la paz de Dios. ¿Por qué será? Porque la religión, dice en Hebreos 9, no perfecciona la conciencia; Cristo sí.

(2 Timoteo 3: 1)= También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos.

Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios. – Uno piensa y dice: ¡Já! ¡Está hablando del mundano!

(Verso 5)= Que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella. – No es característica mundana, precisamente, presentarse con apariencia de piedad, salvo por algún interés circunstancial. Así que esta parte, al menos, no parecería estar apuntada al mundano. A estos evita.

Porque de estos son los que se meten en las casas, - Las casas eran las iglesias de aquel tiempo -, y llevan cautivas a las mujercillas cargadas de pecados, arrastradas por diversas concupiscencias. Estas están siempre aprendiendo, y nunca pueden llegar al conocimiento de la verdad. - ¿No conoce usted a gente así? ¿Gente que siempre andan aprendiendo pero que nunca aplican lo que aprenden?

(Apocalipsis 18: 1)= Después de esto vi a otro ángel descender del cielo con gran poder; y la tierra fue alumbrada con su gloria.

Y clamó con voz potente, diciendo: ha caído, ha caído la gran Babilonia, y se ha hecho habitación de demonios y guarida de todo espíritu inmundo, y albergue de toda ave inmunda y aborrecible.

Muy bien: ahora viene el momento donde vamos a ver qué hay que hacer con Babilonia, si se cae solita o hay alguien que la empuja.

(Isaías 48: 20)= Salid de Babilonia, huid de entre los caldeos; dad nuevas de esto con voz de alegría, -Es curioso, pero la gente se entristece cuando oye decir que Babilonia va a caer. Pero cuando se la describimos, también se preocupa, quizás porque piensa: ¿No me caeré yo? Sin embargo, este es el mensaje a predicar, aunque moleste. Está alineado en el propósito de Dios; nada menos. – Publicadlo, llevadlo hasta lo postrero de la tierra; decid: redimió Jehová a Jacob su siervo. – Predíquelo: eso dice la palabra. La gente no quiere predicar que Babilonia va a caer. Y si lo predica, hace como que Babilonia no existe en la iglesia. ¡Así nunca va a caer! Si usted no llama al demonio como demonio, nunca va a salir. Si al demonio usted lo llama “hermano”, ¡Jamás se va a ir de allí!

(Jeremías 51: 2)= Y enviaré a Babilonia aventadores que la avienten, - Me parece que ya llegaron; hay varios soplando fuerte por allí. – Y vaciarán su tierra; porque se pondrán contra ella de todas partes en el día del mal.

(Verso 4)= Y caerán muertos en la tierra de los caldeos, y alanceados en sus calles.

Porque Israel y Judá no han enviudado con su Dios, Jehová de los ejércitos, aunque su tierra fue llena de pecado contra el santo de Israel.

Huid de en medio de Babilonia, y librad cada uno su vida, - Cuidado: cada uno tiene que librar su propia vida. – Porque el tiempo es de venganza de Jehová; le dará su pago.

(Jeremías 50: 14)= Poneos en orden contra Babilonia alrededor, - Primero: póngase en orden. No rompa filas. Ordene su vida y su ministerio. – Todos los que entesais arco, tirad contra ella, no escatiméis las saetas, porque pecó contra Jehová. – Claro. Clarísimo.

(Verso 15)= Gritad contra ella en derredor; se rindió; han caído sus cimientos, derribados son sus muros, porque es venganza de Jehová. Tomad venganza de ella; haced con ella como ella hizo.

Destruid en Babilonia al que siembra, - Acá está diciendo que a todo el que siembra esa mentalidad lo destruyas, junto con el espíritu. Hay una reforma que incluye hasta la remoción de falso liderazgo. – Y al que mete la hoz en tiempo de la siega, delante de la espada destructora cada uno volverá el rostro hacia su pueblo, cada uno huirá hacia su tierra.

(Verso 28)= Voz de los que huyen, y escapan de la tierra de Babilonia, - ¿De quien es la voz? De los que ya hemos salido de Babilonia. – Para dar en Sión, - ¿En donde? En Sión. En la Iglesia. – Las nuevas de la retribución de Jehová, nuestro Dios, de la venganza de su templo.

(Jeremías 51: 10)= Jehová sacó a luz nuestras justicias; venid, y contemos en Sión la obra de Jehová nuestro Dios.

(Verso 45)= Salid de en medio de ella, pueblo mío. – Le está hablando a su gente – y salvad cada uno su vida del ardor de la ira de Jehová.

(Verso 27)= Alzad bandera en la tierra, tocad trompeta en las naciones, preparad pueblos contra ella; juntad contra ella, - Babilonia – los reinos de Ararat, de Mini y de Askenaz; señalad contra ella capitán, haced subir caballos como langostas erizadas.

Preparad contra ella naciones; los reyes de media, sus capitanes y todos sus príncipes, y todo territorio de su dominio.

Note que Babilonia cae, pero no cae ignorándola; hay que tumbarla de la ventana como a Jezabel. Tiene sus raíces bien fundamentadas y se viste muy parecido a la iglesia. Discernimiento.

Dios nos envió a Babilonia para tumbarla, pero la razón por lo cual no lo hacemos, a veces, es porque nos acostumbramos tanto a su sistema que olvidamos el objetivo por el cual estábamos aquí. Babilonia es, antes que nada, una mentalidad.

Estamos en cautiverio. Y buscamos paz en medio de ese cautiverio. Sólo el vino nuevo rompe el odre viejo. La mentalidad de la iglesia debe destruir la mentalidad de Babilonia, si es necesario, incluyendo sus fuentes.

Hay gente “Tomás”, que no pueden discernir a Dios si no lo tocan. No saben discernir una realidad sin una tangible. Mucha gente viaja a Israel, trae objetos, lo llaman “cosas santas” o “cosas sagradas”; reflejo de Babilonia.

¡¡¡Despierta pueblo mío!!! Estamos hablando de gente que le atribuye valor a cosas externas y que confunden fe con “algo” que sienten. La unción, a veces, no se siente; sólo se percibe, se discierne.

También hay gente que rehúsa a romper con relaciones políticas en la iglesia. La verdad es que a veces queremos estar bien con tanta gente, que llevamos una carga que nos inhabilita para dar en el blanco. Terminamos en el paralelo. Dios lo llamó a usted a servirle a Él, no a la gente que cierta gente considera importante.

Están, también, los que abusan y mal usan las finanzas del reino de Dios. Eso también refleja Babilonia. Ha llegado la hora en que las empresas se conviertan en negocios del reino. Hay diferencias entre tener un negocio y diezmar, a que su negocio sea un negocio del reino. El negocio del reino le pertenece a Dios y usted sólo vive de su negocio. Los fariseos diezmaban correctamente, pero no entraron. Hay que hacer mucho más que diezmar para entrar.

Y finalmente, también hay mucha gente que ofrenda y aporta para ministerios que están construyendo lo que nosotros estamos destruyendo. ¿Cómo vamos a cumplir con la Gran Comisión y terminar si mientras algunos andamos tratando de destruir a Babilonia, usted está enviándole ofrendas? Averigüe bien adonde siembra su dinero.

(Zacarías 2: 6)= Eh, eh, huid de la tierra del norte, dice Jehová, pues por los cuatro vientos de los cielos os esparcí, dice Jehová.

<>< <>< <><


Comentarios o consultas a tiempodevictoria@yahoo.com.ar


Principal | Palabra del Día | Quienes Somos | Libro de Visitas | Contacto | Aviso Legal
Crecimiento | Estrategia | Ayuda | Colaboraciones | Producciones | Palabra Confirmada | Libros
www.tiempodevictoria.com.ar | 2002-2014