Tiempo de Victoria

La Naturaleza de Dios

¡Qué tremendo, no? Un hombre, un simple hombre, finito, imperfecto, mortal, hablando de la naturaleza de su Dios. ¡Si hasta parece una irreverencia! Sin embargo, no es ninguna irreverencia. Sólo el hombre salvo puede hablar de Dios con la autoridad que le otorga ser uno de sus hijos. ¿Quién sino un hijo podrá hablar con propiedad y conocimiento de su padre? La naturaleza de Dios. Yo recuerdo, mucho antes de conocer al Señor, me hice dos preguntas, entre tantas, que quizás tú también te hayas hecho en alguna ocasión: La primera, ¿Quién es Dios? La otra, ¿Qué cosa es Dios? Definiciones de gente estudiosa, hay muchas. Algunas muy impactantes, pero de las humanas, me voy a quedar con la de un escritor: Westminster. Dice: “Dios es Espíritu, infinito, eterno e inmutable en su ser, sabiduría, poder, santidad, justicia, bondad y verdad”. Sin embargo, lo humano, aun con la mayor unción, siempre es limitado. La definición bíblica, que es la que siempre elegiré tomar, puede sustentarse a partir del estudio, en principio, de los nombres de Dios.

El nombre de Dios, en la Biblia, significa más que una combinación de sonidos, representa su carácter revelado. Notoriamente, Dios se revela mediante la proclamación de su nombre, o mediante el dar a conocer su nombre.

(Éxodo 6: 3)= Y aparecí a Abraham, a Isaac y a Jacob como Dios Omnipotente, mas en mi nombre JEHOVÁ no me di a conocer a ellos.

(Éxodo 33: 19)= Y le respondió: Yo haré pasar todo mi bien delante de tu rostro, y proclamaré el nombre de Jehová delante de ti; y tendré misericordia del que tendré misericordia, y seré clemente para con el que seré clemente.

(Éxodo 34: 5)= Y Jehová descendió de la nube, y estuvo allí con él, proclamando el nombre de Jehová.

(6) Y pasando Jehová por delante de él, proclamó: ¿Jehová! ¡Jehová! Fuerte, misericordioso y piadoso; tardo para la ira, y grande en misericordia y verdad.  (El adorar a Dios significa invocar su nombre).

(Génesis 12: 8)= Luego se pasó de allí a un monte del oriente de Bet-el, y plantó su tienda, teniendo a Bet-el al occidente y Hai al oriente; y edificó allí altar a Jehová, e invocó el nombre de Jehová. (Es también expresión de adoración, el temor santo a Dios)

(Deuteronomio 28:58)= Si no cuidares de poner por obra todas las palabras de esta ley que están escritas en este libro, temiendo este nombre glorioso y temible: JEHOVÁ TU DIOS. (Otra expresión de adoración a Dios es la alabanza a su nombre)

(2 Samuel 22: 50)= Por tanto, yo te confesaré entre las naciones, oh Jehová, y cantaré a tu nombre. (Una cuarta manifestación de adoración, es glorificar su nombre)

(Salmo 86: 9)= Todas las naciones que hiciste vendrán y adorarán delante de ti, Señor, y glorificarán tu nombre. (Muy por el contrario, se interpreta como maldad tomar su nombre en vano)

(Éxodo 20: 7)= No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano; porque no dará por inocente Jehová al que tomare su nombre en vano. (Obviamente, también es maldad profanarlo o blasfemarlo. Reverenciar a Dios, mientras tanto, es santificar o reverenciar su nombre. El nombre de Dios defiende a su pueblo y, por amor de su nombre, Él no los desamparará, está todo escrito. ¿Y cual es su nombre? Bíblicamente, tiene más de uno, sígueme.)

ELOHIM: Se traduce “Dios” y es un vocablo empleado en lugares donde se describe o insinúa el poder creador y la omnipotencia de Dios. Elohim es el Dios-Creador. La forma plural significa plenitud de poder, y simboliza la Trinidad.

JEHOVÁ: Es el más clásico del Antiguo Testamento. Elohim, el Dios-Creador no se aísla de sus criaturas. Al ver sus necesidades, descendió para ayudarlas y salvarlas. Al entablar esa relación, se revela a sí mismo con una serie de letras impronunciables que el pueblo determina como YAHVEH o Jehová, el Dios del pacto. El nombre Jehová, asimismo, procede del verbo “ser” en el idioma hebreo, y abarca los tres tiempos gramaticales: pasado, presente y futuro. “Yo soy el que soy, el que fui y el que seré”. En otras palabras, el Eterno. Puesto que Jehová es el Dios que se revela al hombre, el nombre significa: Me he manifestado, me manifiesto y me manifestaré a mí mismo.

Lo que Dios hace por su pueblo se expresa por sus nombres, y cuando su pueblo experimenta su gracia, luego se dice que conocen su nombre. La relación de Jehová con Israel queda sintetizada en los nombres de Jehová relacionados con sus promesas.

(Éxodo 15: 26)= Y dijo: si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, e hicieres lo recto delante de sus ojos, y diereis oído a sus mandamientos, y guardares todos sus estatutos, ninguna enfermedad de las que envié a los egipcios te enviaré a ti; porque yo soy Jehová, tu sanador. (Para los que se encuentran postrados en su lecho de dolor, se le conoce como JEHOVÁ-RAFA, esto es: Jehová tu Sanador.)

(Éxodo 17: 13)= Y Josué deshizo a Amalec y a su pueblo a filo de espada. (Verso 15)= Y Moisés edificó un altar, y llamó su nombre Jehová-Nisi. (Acosados por los enemigos, los hombres claman a JEHOVÁ-NISI, que es “Jehová es mi Bandera”.)

(Jueces 6: 22)= Viendo entonces Gedeón que era el ángel de Jehová, dijo: Ah, Señor Jehová, que he visto al ángel de Jehová cara a cara.(23) Pero Jehová le dijo: Paz a ti; no tengas temor, no morirás. (24) Y edificó allí Gedeón altar a Jehová, y lo llamó Jehová-Salom; el cual permanece hasta hoy en ofra de los abiezeritas. (Aquí es cuando agobiados por las preocupaciones, los hijos de Dios descubren que él es JEHOVÁ-SALOM, que significa “Jehová es Paz”)

(Salmo 23: 1)= Jehová es mi pastor, nada me faltará. (Como peregrinos en la tierra, comprenden que necesitan a JEHOVÁ-RA'AH, o sea: “Jehová es mi Pastor”)

(Jeremías 23: 6)= En sus días será salvo Judá, e Israel habitará confiado; y éste será su nombre con el cual le llamarán: Jehová, justicia nuestra. Aquí es donde conscientes de la condenación y necesitando la justificación claman esperanzados a JEHOVÁ-TSIDKENU, que es “Jehová, justicia nuestra”.)

(Génesis 22: 14)= Y llamó Abraham el nombre de aquel lugar, Jehová proveerá. Por tanto se dice hoy: En el monte de Jehová será provisto. (Cuando están necesitados, comprueban que es JEHOVÁ-YIREH, es decir: “Jehová proveerá”)

(Ezequiel 48: 35)= En derredor tendrá dieciocho mil cañas. Y el nombre de la ciudad desde aquel día será Jehová-Sama. (Por último, cuando el reino de Dios venga sobre la tierra, se le conocerá como JEHOVÁ-SAMA, cuyo significado es “Jehová está allí”.

EL: El nombre de “EL”, es empleado en el idioma hebreo en palabras compuestas. Por ejemplo, EL-ELYON, está utilizado tres veces en Génesis 14:18-20 en el encuentro entre Abraham y Melquisedec, con una traducción fiel de “El Altísimo”, esto es: el Dios que es exaltado sobre todo aquello que se denomina dios o dioses. En el libro del Éxodo 6:3, se habla del Dios suficiente para las necesidades de su pueblo, El Omnipotente, sintetizado en la expresión: EL-SHADDAI. Y en Génesis 21:33, califica como Dios Eterno con el nombre de EL-OLAM.

ADONAI: Adonai significa, literalmente, “Señor” y nos expresa la idea de gobierno y dominio. Hay un par de textos de referencia. (Éxodo 23:17)= Tres veces en el año se presentará todo varón delante de Jehová el Señor.- (Isaías 10:16)= Por esto el Señor, Jehová de los ejércitos, enviará debilidad sobre sus robustos, y debajo de su gloria encenderá una hoguera como ardor de fuego (Verso 33)= He aquí el Señor, Jehová de los ejércitos, desgajará el ramaje con violencia, y los árboles de gran altura serán cortados, y los altos serán humillados. O sea que en virtud de lo que es y ha hecho, reclama para sí el servicio y la obediencia de su pueblo. Este nombre, se aplica esencialmente en el Nuevo Testamento, al Cristo glorificado.

PADRE: El vocablo Padre es empleado tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento. En su significado más amplio, describe a Dios como el Productor de todas las cosas, y el Creador del hombre, de manera que en lo que a creación respecta, todo puede ser denominado descendencia o producto de Dios. Sin embargo, esta relación no garantiza la salvación. Sólo quienes han sido vivificados para que tengan nueva vida por medio de su Espíritu son sus hijos en un sentido íntimo y salvador. Hay dos textos que aportan claridad a esta parte de su naturaleza.

(Juan 1: 12)= Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; (13) los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de varón, sino de Dios.

(Hechos 17: 28)= Porque en él vivimos, y nos movemos, y somos; como algunos de vuestros propios poetas, también han dicho: Porque linaje suyo somos.

Esta es una parte de la naturaleza de Dios. Está claro que, por tratarse de quien se trata, no alcanzarían un millón de compendios para hablar de su esencia, pero quise rescatarte lo más usual, lo más conocido, para poder recalar, ahora y con cierta precisión de respaldo, en lo que se constituyen en creencias erróneas de diversa índole. Muchas de ellas, causando verdaderos estragos en una sociedad que, hambrienta de conocer a Dios, no suele ir a las iglesias a buscarlo, porque desde afuera no lo ve allí. Esa es una asignatura pendiente nuestra. No podemos echarle la culpa a nadie de esa falencia. Ni siquiera al diablo. Si Jesús dice en Apocalipsis que Él está a la puerta y llama, es porque el picaporte para abrir esa puerta, está del lado de adentro. Ahora, si Jesús no puede entrar a tu vida si no le abres, mucho menos Satanás. El problema es: ¿NO le estás abriendo alguna puerta al diablo para que se meta a hacer estragos en tu vida?

Hay otros puntos de vista relativos a Dios aparte de las Escrituras. De ellos, algunos son verdades recalcadas con exceso; otros son verdades que no se han acentuado como es debido; otros, verdades falseadas, tergiversadas. ¿Por qué vamos a considerarlos? ¿Para qué insertar esto en este estudio de la naturaleza de Dios? Porque es muy complejo y muy difícil describir a la perfección al ser de Dios, y al ver lo que no es, recibiremos ayuda para entender mejor lo que es.

AGNOSTICISMO: El Agnoticismo, palabra que viene de un vocablo griego que significa “Desconocido” o “Imposible de conocer”, niega a la inteligencia humana la capacidad para conocer a Dios. “La mente finita no puede comprender lo infinito”, declara el Agnóstico. Pero no alcanza a comprender que hay diferencias entre conocer a Dios en un sentido absoluto, y conocer algunas cosas relativas a Dios. No podemos, es verdad, conocer a Dios en forma absoluta, pero sí limitada, es decir: podemos saber algo de Él. Dijo un poeta que “Podemos saber que Dios existe, sin saber todo lo que es”. “Podemos tocar la tierra, aun somos incapaces de rodearla con nuestros brazos.” “El niño puede conocer a Dios, mientras que el filósofo jamás podrá conocer al Altísimo en forma perfecta.” La Biblia, sin embargo, se basa en la premisa de que Dios, en efecto, es conocible.

 (Éxodo 33: 20)= Dijo más: No podrás ver mi rostro; porque no me verá hombre, y vivirá.

(Job 11: 7)= ¿Descubrirás tú los secretos de Dios? ¿Llegarás tú a la perfección del Todopoderoso?

(Romanos 11: 33)= ¡Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios! ¡Cuán insondables son sus juicios, e inescrutables sus caminos! (34) Porque ¿Quién entendió la mente del Señor? ¿O quien fue su consejero?

(1 Corintios 13: 9)= Porque en parte conocemos; y en parte profetizamos; (10) mas cuando venga lo perfecto, entonces lo que es en parte, se acabará.

(11) cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, juzgaba como niño; mas cuando ya fui hombre, dejé lo que era de niño.

(12) Ahora vemos por espejo, oscuramente; mas entonces veremos cara a cara. Ahora conozco en parte; pero entonces conoceré como fui conocido.

POLITEÍSMO: Este vocablo significa “Adoración de muchos dioses”. El Politeísmo fue una característica de las religiones antiguas, y se practica todavía en muchos países paganos. Se basa en la idea de que el universo es gobernado, no por una fuerza, sino por varias, de manera que hay un dios del agua, un dios del fuego, un dios de las montañas, un dios de la guerra, y así sucesivamente. Esta creencia fue la consecuencia natural del paganismo, que hizo muchos dioses de objetos y fuerzas naturales, “honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador”, tal como leemos en la carta a los Romanos 1:25.

Abraham fue llamado a que se separara de los paganos y se convirtiera en testigo del Dios verdadero. Su llamado fue el comienzo de la misión de Israel, la cual predicará el monoteísmo (Que es la adoración de un solo Dios) en contraposición con el politeísmo de las naciones circunvecinas.

PANTEÍSMO: El panteísmo es una palabra griega formada por dos vocablos que significan: “Todo es Dios”. Es un sistema filosófico o religioso de los que creen que la totalidad del universo es el único Dios. Los árboles y las piedras, la tierra y el agua, pájaros, reptiles y otros animales, y el hombre, todos son, según el panteísmo, parte de Dios, y dios vive y se expresa mediante esas sustancias y fuerzas de la misma manera que el alma se expresa por medio del cuerpo. ¿Cómo se originó ese sistema? En el capítulo 1 de romanos se nos proporciona el indicio.

(Romanos 1: 1)= Pablo, siervo de Jesucristo, llamado a ser apóstol, apartado para el evangelio de Dios, (2) que él había prometido antes por sus profetas en las santas Escrituras, (3) acerca de su Hijo, nuestro Señor Jesucristo, que era del linaje de David según la carne, (4) que fue declarado hijo de dios con poder, según el espíritu de santidad, por la resurrección de entre los muertos, (5) y por quien recibimos la gracia y el apostolado, para la obediencia a la fe en todas las naciones por amor de su nombre; (6) entre las cuales estáis también vosotros, llamados a ser de Jesucristo; (7) a todos los que estáis en Roma, amados de Dios, llamados a ser santos; Gracia y paz a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo.

(8) Primeramente doy gracias a mi Dios mediante Jesucristo con respecto a todos vosotros, de que vuestra fe se divulga por todo el mundo.

(9) Porque testigo me es Dios a quien sirvo en mi espíritu en el evangelio de su Hijo, de que sin cesar hago mención de vosotros siempre en mis oraciones, (10) rogando que de alguna manera tenga al fin, por la voluntad de Dios, un próspero viaje para ir a vosotros.

(11) Porque deseo veros, para comunicaros algún don espiritual, a fin de que seáis confirmados; (12) esto es, para ser mutuamente confortados por la fe que nos es común a vosotros y a mí.

(13) Pero no quiero, hermanos, que ignoréis que muchas veces me he propuesto ir a vosotros (pero hasta ahora he sido estorbado), para tener también entre vosotros algún fruto, como entre los demás gentiles.

(14) A griegos y a no griegos, a sabios y a no sabios soy deudor.

(15) Así que, en cuanto a mí, pronto estoy a anunciaros el evangelio también a vosotros que están en Roma.

(16) Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego.

(17) Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: mas el justo por la fe vivirá.

(18) Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad; (19) porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues dios se lo manifestó.

(20) Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa.

(21) Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido.

(22) Profesando ser sabios, se hicieron necios.

Quizás sea que en un pasado lejano, los filósofos paganos, habiendo perdido de vista a Dios y habiéndolo destituido de sus corazones, comprendieron la necesidad de hallar algo que ocupara su lugar, pues el hombre tiene necesidad de adorar algo. Para ocupar el lugar de Dios, debe haber algo que sea tan grande como Dios. Entonces, si Dios ha desaparecido del mundo, ¿Por qué no dejar que el mundo sea Dios? Así razonaban, y de esa manera comenzó la adoración a las montañas y a los árboles, a las bestias y al hombre, y a todas las fuerzas de la naturaleza.

A primera vista esta adoración de la naturaleza quizás nos parezca hermosa, pero encierra una conclusión absurda. Pues si el árbol, la flor y la estrella, es Dios, también deben serlo el Gusano, el microbio, el tigre y el más vil de los pecadores. Se trata de una conclusión más que inconcebible. El panteísmo confunde a Dios con la naturaleza. Pero el poema no es el poeta, el arte no es el artista, la música no es el músico y la creación no es Dios. Una hermosa tradición hebrea nos relata de qué manera el patriarca Abraham percibió la distinción:

Cuando Abraham comenzó a reflexionar con respecto a la naturaleza de Dios, confundió al principio las estrellas por las deidades, en virtud de su esplendor y hermosura. Pero cuando comprendió que su luz era eclipsada por la de la luna, luego pensó que la luna era una deidad. La luz de la luna desapareció, sin embargo, al salir el sol, y Abraham pensó entonces que este era una deidad. Sin embargo, durante la noche, el sol desaparecía también. Entonces, pensó Abraham que debía haber algo en el mundo que fuera mayor que esas constelaciones. Y así fue que de la adoración a la naturaleza, Abraham pasó a adorar al Dios de la naturaleza.

Las Sagradas Escrituras corrigen ese punto de vista falso, tergiversado, del panteísmo. Aunque el texto sagrado nos enseña que Dios se revela en la naturaleza, el mismo tiempo hace una distinción entre Dios y la naturaleza. El panteísmo, dice que Dios ES el universo. La Biblia dice que Dios HIZO el universo. ¿Dónde profesa, actualmente, el panteísmo? En primer lugar, entre algunos poetas que con palabras  muy bonitas, terminan diciendo que la naturaleza es divina. En segundo lugar, subraya la mayor parte de la religión de la India, y constituye su justificación para la adoración de ídolos. ¿No es acaso el árbol del que está hecha la imagen, parte de Dios?, Nos dicen. En tercer lugar, la ciencia Cristiana es una forma de panteísmo, pues una de sus creencias o doctrinas fundamentales es la siguiente: “Dios es todo y todo es Dios”. Técnicamente, es panteísmo “idealista”, porque enseña que todo es “idea”, y por lo tanto la materia es irreal.

MATERIALISMO: El materialismo niega que haya distinción alguna entre la mente y la materia, y afirma que todas las manifestaciones de la vida y de la mente, y todas las fuerzas, son simplemente propiedades de la materia. “Así como el hígado segrega la bilis, así también el cerebro segrega pensamientos” y el hombre es una “máquina”, son algunos de los dichos favoritos de los materialistas. El hombre es simplemente un animal, declaran, con el objeto de destruir  la idea de la naturaleza superior del hombre y su destino divino. Esta teoría nos parece tan tosca y absurda que apenas merece ser refutada. Sin embargo, en numerosas universidades, en centenares de novelas y en muchas otras formas se discute y se cree la idea de que el hombre es o un bruto o una máquina; que no es responsable de sus actos, y que no es ni bueno ni malo.

Para rebatir ese error, observemos lo siguiente: 1)= Nuestra propia conciencia nos dice que somos algo más que materia, y que somos distintos de un árbol o una piedra. Un gramo de sentido común vale más que una tonelada de filosofía. Los filósofos modernos tratan de aterrorizarnos con palabras altisonantes. Pero el error no se convierte en verdad sólo por utilizar palabras kilométricas, de cinco sílabas o más. 2)= La experiencia y la observación nos demuestran que la vida puede proceder sólo de una vida existente, y por lo tanto la vida de este mundo procedió de una causa viva. Jamás se ha demostrado que la vida pueda proceder de la materia muerta. Hace algunos años, unos hombres de ciencia pensaron que habían descubierto precisamente eso, pero cuando se observó en el aire la presencia de microbios, la teoría quedó en la nada. 3)= La evidencia de que existe inteligencia y diseño en el universo contradice la idea del materialismo ciego. 4)= Admitiendo aun la idea de que el hombre sea una máquina, sabemos que una máquina no se fabrica a sí misma. LA máquina no produjo al inventor, el inventor creó la máquina.

Los males del materialismo se observan en el hecho de que destruye los fundamentos o bases de la moralidad, puesto que si el hombre es sólo una máquina, luego no es responsable de sus hechos. En consecuencia, no podemos denominar noble al héroe, ni malvado al villano, puesto que no podrían actuar de otra manera aunque lo quisieran. Por lo tanto, un hombre no puede juzgar a otro, puesto que la sierra circular no le puede decir a la guillotina: ¿Cómo puedes ser tan cruel? ¿Y Cual será el antídoto para el materialismo? ¡El evangelio predicado en la demostración del Espíritu y con las señales que lo siguen!

DEÍSMO: El Deísmo admite que hay un Dios personal, que creó al mundo; pero insiste en que después de la creación lo dejó para que se gobernara por las leyes naturales. En otras palabras, le dio cuerda al mundo como si fuera un reloj, y luego lo dejó que marchara sin intervención de su parte. De ahí que no sea posible revelación o milagro alguno. Este sistema se denomina a veces Racionalismo, porque hace de la razón la guía suprema de la religión. También se describe como Religión Natural, en contraposición con la Religión Revelada. Este sistema es impugnado por las evidencias de la inspiración de la Biblia y las evidencias de la obra de Dios en la historia. El punto de vista deísta con respecto a dios es unilateral. Las Sagradas Escrituras enseñan dos verdades importantes con respecto a la relación de Dios con el mundo.

PRIMERA: (Isaías 6: 1)= en el año que murió el rey Uzias vi yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime, y sus faldas llenaban el templo. Aquí habla de su trascendencia, significando su separación del mundo y del hombre, y de su elevación por sobre ellos.

SEGUNDA: (Hechos 17: 28)= Porque en él vivimos, y nos movemos, y somos; como algunos de vuestros propios poetas también han dicho: Porque linaje suyo somos.

(Efesios 4: 6)= Un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todos, y por todos, y en todos. Aquí vemos su inminencia, significando su presencia en el mundo y proximidad al hombre.

Bien: el Deísmo recalca en exceso la primera verdad, mientras que el panteísmo recalca la segunda. Las Sagradas Escrituras nos proporcionan un punto de vista verdadero y equilibrado. Dios está separado del mundo y es realmente superior a él; pero por otra parte, está en el mundo. Envió al Hijo para que estuviera con nosotros, y el Hijo envió al Espíritu Santo para que estuviera en nosotros.. De manera entonces que la doctrina de la Trinidad evita estos dos extremos. A la pregunta de ¿Está Dios fuera del mundo o dentro del mundo? La Biblia responde que las dos cosas. Que está fuera del mundo y también dentro de él.

<>< <>< <><


Comentarios o consultas a tiempodevictoria@yahoo.com.ar


Principal | Palabra del Día | Quienes Somos | Libro de Visitas | Contacto | Aviso Legal
Crecimiento | Estrategia | Ayuda | Colaboraciones | Producciones | Palabra Confirmada | Libros
www.tiempodevictoria.com.ar | 2002-2014