Tiempo de Victoria

El Tiempo de la Persecución

Es la iglesia la que tiene la administración de traer o manifestar los tiempos de Dios. Dios está usando a un pueblo que esté dispuesto a despojarse del hombre viejo. Quiero que recuerden que la palabra revelada, es misterio a la mente natural.

Un hombre natural siempre aborta la voluntad de Dios, ya que para él es locura. La palabra revelada tiene que ser recibida en el espíritu y activada por fe para conseguir entendimiento en su mente. La revelación tiene que recibirse de esa manera porque de otra manera no se va a hacer rhema en su vida. El hombre natural, aborta la voluntad de Dios.

(Efesios 1: 7-10)= En quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia, que hizo sobreabundar para con nosotros en toda sabiduría e inteligencia, dándonos a conocer el misterio de su voluntad, según su beneplácito, el cual se había propuesto en sí mismo, de reunir todas las cosas en Cristo, en la dispensación del cumplimiento de los tiempos, así las que están en los cielos, como las que están en la tierra.

Primero tenemos que entender que este capítulo está hablando de las cosas establecidas en Cristo. Vemos que en el verso 4 dice: …según nos escogió en él… Vemos que en el verso 5 que fue …por medio de Jesucristo, Vemos que en el verso 6 dice que nos hizo …aceptos en el amado; En el verso 7 dice …en quien tenemos redención. Estamos hablando de la mayordomía de Cristo sobre la casa de Dios.

(Hebreos 3: 5-6)= Y Moisés a la verdad fue fiel en toda la casa de Dios, como siervo, para testimonio de lo que se iba a decir; pero Cristo como hijo sobre su casa, la cual casa somos nosotros, si retenemos firme hasta el fin la confianza y el gloriarnos en la esperanza.

Vemos aquí, entonces, que Cristo es el mayordomo de la casa de Dios.

(Gálatas 6: 10)= Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, y mayormente a los de la familia de la fe.

Aquí la palabra “familia”, significa casa o perteneciente a la casa de Dios.

(Efesios 2: 19-21)= Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos y miembros de la familia de Dios, edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo, en quien todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor.

Noten que este edificio no es de oro; noten que este edificio no es de madera; noten que este edificio no está siendo construido por carpintería; va creciendo, tiene vida. Somos la casa de Dios y Cristo es el mayordomo de la casa de Dios en la tierra.

(Verso 22)= En quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu.

En otras palabras: nosotros somos los que estamos siendo edificados para formar una habitación, una casa para Dios. Muchos se gozan porque Dios fluye a través de ellos y Dios fluye a través de muchos y usa a muchos, pero es mayor la participación de Dios cuando usted se convierte en su habitación. Dios no le quiere visitar a usted, Dios quiere permanecer en usted. Dios quiere hacer habitación en la tierra, porque allí estamos nosotros.

Él no necesita que nos convirtamos en morada para Él en el cielo. Él tiene morada en el cielo; es en la tierra donde no tiene ninguna. Y le pertenece. Dice: De Jehová es la tierra; y todos los confines. Todos los que habitan en ella; cada collado, cada vaca, cada pato, todo.

Ahora bien, en el capítulo 1 de Efesios, verso 9, nos dice que Él nos ha dado a conocer el misterio de su voluntad; que Él nos hizo saber cuál es su propósito. Lamentablemente en la década del dos mil, todavía hay muchos que no lo conocen, pero ya se sabe su propósito.

Era su beneplácito que Él se había propuesto en sí mismo, de manera que siempre fue su voluntad que lo supiéramos. Pero tuvo que ser misterio para que el enemigo de nuestra alma no se enterara hasta que el Espíritu se lo revelara a usted primero.

 De manera que hasta que el Espíritu no se lo reveló a usted, el enemigo no lo supo, para que cuando el enemigo viniera con ataque, usted ya estuviera preparado. Fue misterio hasta el derramamiento del Espíritu Santo, para que a través del Espíritu Santo pudiéramos batallar en contra de aquel que viene a perseguir la unción de Dios. Persecución.

Ahora bien: el verso 10 del capítulo 1 de Efesios, dice que el propósito o misterio que ha sido revelado, es re-unir todas las cosas en Cristo. Re-unir, significa volver a pegar lo que ya estaba unido.

La unidad existe en el Espíritu; lo que hay es que aceptarla. Muchos dicen: “Tenemos que conseguir unidad”. Aquel que se une con Cristo, un espíritu es con Él. Muchos lo la aceptan porque no le gustan los vasos o por una simple cuestión de celos por los éxitos del hermano. Pero la unidad existe y hay un cuerpo sujeto a ella. Mientras algunos andan buscando la unidad, otros participan de ella.

La palabra Re-unir, significa: “congregar con un propósito común”. Consolidarse para el dominio de una sola voz. Ahora dice que el propósito eterno de Dios es reunir todas las cosas en Cristo, tanto las que están en los cielos como las que están en la tierra. De manera que se trata de instituir un lazo entre lo divino y lo terrenal.

Se está acercando el fin de los tiempos y estamos viendo que las cosas espirituales, que son sobrenaturales, se están convirtiendo en más naturales cada día. Se está re-uniendo lo divino con lo terrenal, está desapareciendo lentamente. Se está introduciendo un reino dentro de otro. El Espíritu dentro de la carne, lo divino dentro de lo terrenal.

A medida que el tiempo se va cerrando, vamos a ver una mayor manifestación de las cosas divinas en la tierra. De manera que la iglesia deberá instrumentar lo sobrenatural como si fuera natural. Con personas trasladadas de un lugar a otro. Por eso Dios nos prepara primero.

 Porque si hoy usted fuera trasladado sobrenaturalmente de un lugar a otro, abortaría la misión, porque se le iría todo el tiempo en atender a los diarios, las revistas, la radio y la televisión. Por eso no lo traslada todavía; porque cuando llega al lugar está tan conmocionado por la prensa que se le olvida a que fue.

Es lo mismo que dijo Cristo cuando exclamó: …Venga tu reino, y hágase tu voluntad, y puso en funcionamiento, por su palabra, en la tierra, la realidad concreta de la simiente divina. Desde entonces es que el reino de Dios sufre violencia y los violentos lo arrebatan. Tiene confrontación, pero está entrando. Dios es rey en los cielos, su reino tiene autoridad sobre todo el infierno, y progresivamente, se está apoderando también de la tierra.

El reino de Dios será introducido, y habrá una mayor unidad espiritual entre el cielo y la tierra, pero habrá, un gran choque. La manifestación del espíritu del anticristo con señales, milagros y prodigios se va a manifestar paralelamente. Porque cuando se infunde en lo natural un poder que viene de lo espiritual, batalla frontalmente y no todo lo sobrenatural que ocurre es bueno. Lo estamos viendo.

Estamos viendo la manifestación satánica en toda la tierra. Lo que antes estaba escondido, oculto, hoy es casi groseramente popular. Satanás camina tranquilamente por las calles como si fuera el dueño de la tierra. Y no lo es. ¡¡Está usurpándola!!

A veces, para entender lo que Dios quiere que haga la iglesia, tenemos que observar lo que está haciendo el enemigo, para entender el tiempo en que vivimos. Eso es lo que Dios quiere de la iglesia: que caminemos por el medio de la calle como si fuéramos los dueños de la tierra.

Vemos que la juventud danza para Satanás con una entrega y una fuerza tremenda. Hay danzas donde los chicos se arrojan unos encima de otros, y se tiran los instrumentos y se cortan, y alaban a Satanás con todo su cuerpo, su alma y su espíritu. Y se manifiesta una pesadez y un espíritu de homicidio y suicidio, de perversión que es mágico.

Y en la iglesia pretendemos alabar todos duros, acartonados, tiesos, en suma: reprimidos. Nadie le dirá a usted que tiene que andar por los templos a los revolcones, pero entienda que según nuestra intensidad, es la intensidad de Dios. Hace falta una intensidad tal que la alabanza al Señor sea un verdadero terremoto. Recuerde esto: lo sobrenatural, será normal.

Por eso Cristo dijo: …En la casa de mi Padre, muchas moradas hay…¿Adonde fue Cristo cuando dijo esto? A la cruz. Dijo: …Voy a preparar un lugar… Y se fue a la cruz, no al cielo. Y en la cruz preparó la iglesia.

Dice la palabra en Juan 14:2: En la casa de mi padre muchas moradas hay. El original de la palabra “morada” significa “habitación”, pero la raíz de esa palabra (MORA), significa “permanecer”, “perseverar”, “estar firme”. Una actitud que no se doblega a situaciones ni a circunstancias. Significa “inconmovible”.

Entonces, ¿Qué dijo Él? “En la casa de mi Padre hay muchos inconmovibles, firmes, perseverantes, con una actitud que no se doblega. En la casa de mi Padre hay un monte, una raza, un linaje, de toda lengua, de toda nación, que no se doblega, que no se detiene, que es perseverante, que se mantiene firme; en la casa de mi Padre, muchos pilares hay”.

Es la misma palabra que dice en Juan 14:23: …El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada. No se preocupe pastor, ministro, líder, siervo, evangelista, maestro, profeta. Cristo es un pilar dentro de usted. Él persevera con usted. Él está firme, no se doblega, no le deja y le sustenta hasta el fin.

(Efesios 1: 10)= De reunir todas las cosas en Cristo, en la dispensación (La palabra “dispensación” es la palabra “economías” o “economía”, y significa la administración de la propiedad de otro, o dispensar o ministrar gracia divina. Es la mayordomía. De manera que Cristo que es el mayordomo de la casa de Dios, ha delegado su administración a los hombres) …en la dispensación del cumplimiento de los tiempos, (No estamos hablando de dispensación como la era de la iglesia, estamos hablando de dispensar algo; En 1 Corintios, capítulo 4, nos dice que los hombres son hallados fieles en la dispensación de los misterios de Dios). (1 Corintios 4: 1)= Así, pues, téngannos los hombres por servidores de Cristo, y administradores de los misterios de Dios.

¿Quién administra los misterios? ¿Y cuales son los misterios? Reunir todas las cosas en Cristo. ¿Y a través de quien se reúnen todas las cosas en Cristo? A través de los hombres, pero los hombres a imagen de Dios, no cualquiera que llega y se pone en el lugar. Somos hombres llenos del Espíritu de Dios. Dios no hace nada que no sea por el Espíritu.

(Verso 2)= Ahora bien, se requiere de los administradores, que cada uno sea hallado fiel. (Noten como Cristo ha delegado su autoridad en la iglesia, para que sea embajada divina, encargada de implementar la póliza de nuestra gubernamentación celestial en la tierra. La palabra EKLESIA, no es una palabra religiosa. Nabucodonosor tenía una iglesia; Asiria tenía una iglesia; Augusto César, (Augusto es Señor, César el nombre), era un rey y también él tenía una iglesia. Cuando Pedro descubrió que Cristo era rey, entonces Él dijo: yo también voy a tener una iglesia, una cámara que me represente a mí en la tierra y represente la póliza de mi gubernamentación. EKLESIA es un término militar y político.

Dice en Efesios 1:10 que: …la dispensación del cumplimiento de los tiempos, dependen de la iglesia. No dependen de hechos históricos; no dependen del medio oriente; dependen de la iglesia. El reloj de la tierra, es la iglesia. Tenemos que militar para conseguir lo que Él nos dijo que tenemos que hacer, pero si no tenemos responsabilidad fiel, adulta y madura, jamás lo lograremos.

Somos responsables de consumar el plan de Dios en la tierra. No aparece automáticamente; en su sabiduría, instruyó a la iglesia para que lo haga. ¿Qué estás haciendo, iglesia? ¿Quién dijo que Cristo viene cuando la iglesia termine? Si no, Él no tiene apuro, tiene que terminar. El que tiene apuro es usted que vive en el tiempo Kronos. Dios no vive en el tiempo, Dios vive sobre el tiempo.

…Reunir todas las cosas en Cristo, en la dispensación del cumplimiento de los tiempos, (Tenemos que entender que la palabra “tiempos” es la palabra KAIROS. No es una medida de tiempo, no es la palabra KRONOS, de donde sacamos nuestro tiempo cronológico; es la palabra cuyo énfasis lo tiene en el espacio que provee el tiempo.

 No es el orden cronológico de momentos; la necesidad del trabajo a la mano es el énfasis de KAIROS. Es una época o una estación donde eventos específicos tienen que llevarse a cabo, ser ejecutados, sin importar si el otro tiempo es propicio o no. Allí es donde viene la persecución. Hay que conquistar la persecución.

No se requiere la conveniencia de la temporada, sino la importancia en el desenvolvimiento de los eventos determinados a acontecer. Un médico. Dios dispensa una medicación a través de la receta que se materializa en una farmacia, la iglesia.

La receta puede ser agria o puede ser dulce, no le hace. Tiene que ser administrada, tenga el gusto que tenga, antes que el médico entienda que el tratamiento implementado impone un cambio de receta y medicamento.

Usted tiene que tomársela aunque no le guste, y recién cuando le haya hecho efecto, tiene que visitar al médico de nuevo, para que él le cambie la receta. La iglesia es la farmacia llamada DISPENSARIO.

La iglesia tiene que dispensar las fases y las verdades que Dios decreta, cada una en su tiempo. Dios se mueve permanentemente, y lamentablemente, aquellos que no siguen su dinámica, su propuesta, su ritmo, sea por lo que sea, se quedan irremediablemente atrás y lejos del propósito.

Dios determina el tiempo cronológico, día, mes, año, hora, de acuerdo a la estación presente que la iglesia dispensa. De manera que nuestro mapa escatológico, - aunque ya muchos se han dado cuenta que no sirve -, depende de los hechos de la iglesia y no de los hechos históricos.

 Dios sabe la hora cuando mira la iglesia. ¿Adonde está mi cuerpo ahora? Está allí. Pero mira…¡Si ya tendrían que estar allá! ¡Como demoran en tonterías! ¡Como duermen! Mira sus enemigos allí: liberalismo…humanismo…Nueva Era….satanismo…

Hemos creído que Dios nos va a rescatar de la persecución satánica raptándonos del mundo un día, dejándole el problema a otros, cuando en realidad lo que se nos ha mandado a hacer es implantar el reino de dios en un mundo sojuzgado y subyugado por el reino de Satanás. Un embajador no termina con su vida. Dios mandará a otro. De manera que Dios quiere dispensar en la tierra los ríos de avivamiento, los KAIROS de Dios.

Hemos visto, y el espacio no me da para respaldarlo con escritura, como Dios ha decretado los cambios de tiempos que hemos experimentado. Él fue el que sopló el tiempo de los protestantes; Él sopló el tiempo de Santidad; Él sopló el tiempo de Pentecostés; Él sopló el tiempo carismático; Él sopló sobre grandes campañas evangelísticas; fue Él quien levantó pastores, maestros, evangelistas; Él ES el que levanta profetas y apóstoles que causan mucha incomodidad, que hace juntar las cejas con mucho enojo porque no quieren atender a la responsabilidad de Dios.

 Es Él, también, quien va a incorporar a la iglesia una unción apostólica que la hará profetizar palabras a los gobiernos y a las naciones y donde un espíritu de Samuel hará que esas palabras no caigan en el suelo y los reyes tiemblen.

Cuando una nación entra en guerra, toda la nación es afectada. Ustedes pueden ver a aquellos que no quieren la guerra paseándose con cartelones que dicen: PAZ – DIOS ES AMOR – Manifestaciones frente a cualquier casa de gobierno. “No queremos guerra”.

 Sólo que hay un problema: YA HAY GUERRA. Si usted se prepara y entrena, algo puede aportar y además está prevenido. Si no, usted puede morir en esa guerra; sin quererlo, pero también sin saberlo. Al enemigo no le importa que usted no quiera la guerra; si puede, lo mata.

Persecución. Aquellos que se atrevan a dar a luz los KAIROS, (Los tiempos) de Dios, serán ejemplos de persecución, tanto espiritual como natural.

(Gálatas 4: 21)= Decidme, los que queréis estar bajo la ley: ¿No habéis oído la Ley? Porque está escrito que Abraham tuvo dos hijos; uno de la esclava, el otro de la libre. Pero el de la esclava nació según la carne; mas el de la libre, por la promesa. Lo cual es una alegoría, (Esto no es un cuento, no es una anécdota; es una tipología en sombra de lo que acontece hoy: algunos en la carne, otros en el espíritu. Algunos en el legalismo, otros en la libertad. Algunos en el fluir presente, y otros viviendo la década del treinta. Alegórico…) …Pues estas mujeres son los dos pactos; el uno proviene del monte Sinaí, el cual da hijos para esclavitud; este es Agar (El monte Sinaí, natural, sólo es esclavo y produce esclavitud) …porque Agar es el monte Sinaí en Arabia, (Allá, del otro lado) …y corresponde a la Jerusalén actual, (La que usted suele ver todos los días, por un problema u otro, por la televisión) …pues esta. Con sus hijos, está en esclavitud. (¿Se mueve Dios por esclavitud o en la libertad?)

(Verso 28)= Así que, hermanos, nosotros, como Isaac, somos hijos de la promesa. Pero como entonces el que había nacido según la carne perseguía al que había nacido según el Espíritu, así también ahora. (Es la guerra civil. Es la guerra en el mismo Reino de Dios. El hijo de la promesa, Isaac, aquel que tiene que poseer el destino; a veces ser victorioso es objeto de maldición. ¿Se había dado cuenta? Usted es victorioso.)

Ismael e Isaac venían del mismo padre. La guerra es adentro. ¡Tenían el mismo padre! “…es que tenemos que amar a nuestro hermano…” ¡Echa afuera la esclava! “…Es que Dios es misericordia…” ¡Carne y sangre no heredan la promesa! El verso 28 dice que somos como Isaac, hijos de la promesa. El verso 30 dice: …echa fuera la esclava y a su hijo, porque no heredará el hijo de la esclava con el hijo de la libre. ¡Usted tiene que ir al frente sin temor! ¡En el que se quede, no puede fluir el poder de Dios! “…Es que mi cobertura…” ¡Fluya el poder de Dios! “…Es que no entienden…” Nuestra reunión con Dios es individual, no denominacional. Cada cual dará cuentas de sí mismo.

El verso 29 dice que todavía sigue siendo lo mismo; así también es ahora. La aplicación, es: ¡Venza la persecución! Sea su hermano, sea su hermana, sea la policía, sea el gobierno, sea la religión estructural, ¡Venza la persecución! Apoye el destino, ¡Arrebátelo! Cuando viene la ventana del destino, sólo tiene un segundo para decidir.

 José estaba en un calabozo esperando su destino. Lo mandaron a llamar y le dijeron: “Tuve un sueño, interprétalo”. – Bueno…déjame estudiar a ver si consigo revelación… - Si José no interpretaba el sueño, perdía su destino. Sólo tiene usted un segundo cuando se le abre la ventana.

Cuando estaban los apóstoles unidos en aquella habitación, recuerde que los apóstoles eran hombres que no estaban casados en su mayoría. Ustedes saben como viven los hombres solos. Sin embargo, pasaban los días, todos allí, perseverando. No tenían el Espíritu, tenían que orar con el entendimiento. De manera que la mente los acusaba, todo el infierno estaba en su contra, porque sabían que estaban esperando el poder de Dios. Satanás ya lo sabía, había escuchado cuando Cristo dijo: “Voy a soplar sobre de ustedes y van a sacudir todo el infierno”.

 En contra de la mente, de la situación, de las luchas. Y en un momento, ¡¡Bang!! Si usted llegaba a estar allí, seguro que levantaba vuelo. Ese “de momento” llegó un día, sin preparación. Y el que se cansa en el camino… Usted los ve llegar a la iglesia: Uno, ¡¡Oh Dios victorioso!! El otro, ¡Huuuu!

(1 Corintios 15: 50)= Pero esto digo hermanos; que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios, ni la corrupción hereda la incorrupción. (Quítese de la cabeza que la herencia es algo futuro; usted nunca consumará la visión si no posee su herencia hoy.

El hijo pródigo pidió su herencia antes de tiempo y se le dio. ¿Cuánto más su padre se la hubiese dado al otro hijo si se la hubiera pedido? Nunca pudo hacer nada, vivió toda su vida en la iglesia sin recibir bendición porque no sabía lo que le correspondía. Lo que tenemos que llegar es a la madurez de la edad de veintiuno, donde nos llevan al río Jordán y elegimos: el Espíritu o la carne; la vida o la muerte.

 Y es en ese día donde Dios baja del cielo y le dice a usted: “Te acepto, estoy complacido contigo”. O “échate a un lado, has perdido tu tiempo”. Es el tiempo de la madurez; la iglesia está cruzando el Jordán y hay que tener veintiuno para ser heredero. Si usted no tiene veintiuno en el Espíritu, se queda sin la gracia para la verdad presente.

(1 Corintios 15: 45)= Así también está escrito: fue hecho el primer hombre Adán alma viviente; el postrer Adán, espíritu vivificante.

Mas lo espiritual no es primero, sino lo animal; luego lo espiritual. (El primer hombre es de la tierra, terrenal. El segundo hombre, que es el Señor, es del cielo)

(Verso 48)= Cual el terrenal, tales también los terrenales; y cual el celestial, tales también los celestiales. – Hay dos hombres en la tierra. Una generación que se mueve en Génesis 5:1, o una que vive en Mateo 1:1. ¿Adonde está usted? ¿Qué hombre va a ser usted, terrenal o divino? ¿Es usted de Isaac o de Ismael? Tenemos que elegir el nuevo odre o permanecer en el odre viejo.

“Es que ese hermano… ¿Usted lo conoce? A Elías tampoco se lo conocía. A Juan el Bautista tampoco. Estaban ahí. La carne siempre esquiva perseguir la unción.

(Verso 49)= Y así como hemos traído la imagen del terrenal, traeremos también la imagen del celestial.

¿Adonde va a caminar? ¿Va a manifestar la imagen del terrenal o la imagen de lo divino? ¿Adonde está usted?

Hay personas que creen que van a reinar y no tienen disciplina hoy. Se creen que van a reinar y no tienen integridad hoy. No reinan ni en su propia casa y quieren reinar en el Reino de Dios.

El avivamiento de hoy tiene la ausencia del temor de Dios. Dicen “¡Aleluya!” porque la gente se cae, pero cuando dicen: “Ahora vamos a hacer un compromiso”, nadie dice amén.

(Marcos 10: 29)= Respondió Jesús y dijo: de cierto os digo que no hay ninguno que haya dejado casa, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o mujer, o hijos, o tierras por causa de mí y del evangelio, que no reciba cien veces más ahora, en este tiempo; casas, hermanos, hermanas, madres, hijos y tierras, con persecuciones; - ¿Y usted quiere luchar contra las persecuciones? - …y en el siglo venidero la vida eterna. – A esto, hay que conseguirlo aún. Más claro…

2 Timoteo. En la 1 Timoteo se vio que hubo gran crecimiento en la iglesia y se vio la necesidad de implementar un gobierno, una administración para que todo funcionara conforme al propósito.

Fue necesario, entonces, crear una estructura, pero una estructura creada para darle auge, no para atarla. La estructura es necesaria, pero su motivo, su función, su razón de ser, es servir para que haya mayor fluidez en el Espíritu, no para encajonarlo en una esquina.

En aquel tiempo había problemas. Pablo había caído preso. Nerón había quemado toda Roma. Los creyentes estaban siendo atacados. Los diáconos se dividieron y dejaron a Timoteo solo. Grandes persecuciones. Les sacaban la piel a los creyentes, los despellejaban.

Y los envolvían en estiércol. Imagínese el ardor. Todo por la fe. A otros los envolvían con piel de animal mojada y los ponían al sol. Cuando esa piel se iba secando se comprimía con ellos adentro. Otros eran arrojados en cuevas llenas de leones, sólo que esta vez no aparecía ningún “cuarto hombre”. Persecución.

Leyes establecidas en la tierra para acorralar a la iglesia. Si alguien saca una ley que diga: “Está prohibido adorar a Dios, ¿Qué es lo que va a hacer usted? ¿Quizás abrirá las ventanas de su casa y adorará más fuerte?

En esa ocasión y en razón de lo que se está viviendo, Pablo le escribe a Timoteo su segunda carta para pasarle la mano por la espalda. Y le dice en el verso 7: …porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.

(Gálatas 1: 10)= Pues, ¿Busco ahora el favor de los hombres, o el de Dios? ¿O trato de agradar a los hombres? Pues si todavía agradara a los hombres, no sería siervo de Cristo.

¡Decídete! ¡Decídete iglesia, ahora, a quien vamos a agradar! Hermano: usted puede impactar la ciudad, puede impactar, incluso, a la mismísima nación, puede crear avivamientos. Con sus relaciones, con su dinero, con su habilidad. ¡Pero sólo podrá vencer la persecución con el poder de Dios!

Dios quiere que seamos mayordomos, del cumplimiento de los tiempos. Cuando Jeremías recibe el llamado, ¿Cómo reacciona? Dice: “¿Por qué yo…? ¿Por qué justo a mí?” Usted puede vivir tres etapas: la de la carne, la del alma, la del Espíritu.

<>< <>< <><


Comentarios o consultas a tiempodevictoria@yahoo.com.ar


Principal | Palabra del Día | Quienes Somos | Libro de Visitas | Contacto | Aviso Legal
Crecimiento | Estrategia | Ayuda | Colaboraciones | Producciones | Palabra Confirmada | Libros
www.tiempodevictoria.com.ar | 2002-2014