Tiempo de Victoria

El Mundo Sobrenatural

El universo, es un lugar complejo que el Dios Todopoderoso ha creado. El registro bíblico nos dice que Dios, antes de crear las cosas, primero creó un universo espiritual. Dios es espíritu; los ángeles son espíritus ministradores los que serán herederos de la salvación y hay un universo espiritual donde se mueven entes espirituales.

Un día Dios decidió crear todas estas cosas visibles; salió de su eternidad y crea el tiempo y el espacio. Son principios de física. No existe la física si no existiera lo físico, y todo el tiempo está regido por el principio de tiempo y espacio.

Es por eso que Génesis 1 dice: …En el principio… No el principio de Dios; Dios no tiene principio. No el principio del mundo espiritual; el principio del mundo natural. Dice: …En el principio creó Dios. Antes de ese principio, ya estaba Dios presente. Porque no es un principio material, sino un bosquejo de lo que luego será espiritual.

Y dice: …En el principio, creó Dios los cielos y la tierra. Y de allí se desatan todos los acontecimientos del mundo natural. Pero Dios ES antes del principio. Porque después que todas estas cosas puedan llegar a desaparecer, Dios seguirá SIENDO.

Él ES Dios. Es el Creador increado; es el motor que todo lo mueve, pero a Él nada ni nadie lo mueve; de Él surgieron todos los mundos, los naturales y los espirituales, las cosas visibles y las invisibles.

Cuando Moisés le pregunta a Dios como se llama, recuerda que hasta el momento dios se llamaba Eloim, El Shaddai, El Altísimo, Adonai, Todopoderoso, Dios Proveedor, Dios Sanador, dios Grande, Dios Temible, pero a ninguno de ellos Dios le había dado su nombre. Él se atrevió a dárselo a Moisés: …Diles que Yo Soy El Que Soy; es el que te envía.

La palabra Jehová, en el hebreo, es la palabra SER. Pero más allá que la palabra SER, es el ser en tres tiempos. Dios ES en el pasado, Dios Es en el presente y Dios ES en el futuro. Es decir que Dios no se marchita. Razón tiene Hebreos 13:8 que dice: …Es el mismo ayer, es el mismo hoy y es el mismo por todos los siglos.

Él no cambia; Él no se muda; Él no envejece; está por encima de las cosas naturales, es un Dios trascendente. Él puede intervenir en la historia y puede, también, salirse de la historia y seguir siendo Dios. Él está por encima de todas las superficialidades humanas: Él es eterno.

Lo sobrenatural, existe para ti y para mí, pero para Dios no existe lo sobrenatural. Para Dios intervenir en el mundo del espíritu es tan normal como cuando tú sales de la sala de estar de tu casa y entras al dormitorio.

Dios incursiona en lo espiritual y opera también en lo natural. Para Él no hay nada separado. Él lo ve todo como un todo. Lo sobrenatural es para ti y para mí porque tú y yo somos entes naturales y nuestro intelecto tiene que ver con eso.

Desde el momento en que salimos del huerto, hemos estado caminando por nuestra razón, nuestro intelecto, nuestro raciocinio. Y también nos han dado un cuerpo y, a través de ese cuerpo, operan cinco sentidos: la vista, el olfato, el gusto, el oído y el tacto.

Entonces, entre nuestra lógica y nuestros cinco sentidos, tenemos mucha información del mundo físico que nos rodea. Pero como nuestro espíritu ha estado muerto, hemos tenido poca información de nuestro mundo espiritual. Hemos sufrido una especie de castración espiritual.

Nuestro intelecto y nuestros sentidos nos informan diariamente de nuestro mundo físico, el mundo tangible, limitado a cosas. Pero nuestro espíritu muerto en delitos y pecado nos impide poder entender, comprender, fluir, operar, caminar en el mundo del espíritu.

Pero en el principio esto no era así. Hoy en día el hombre camina en base a la lógica y los sentidos. Todo parece girar en derredor de la ciencia, pero la palabra ciencia no es nueva, aparece ya en el libro de Génesis en su capítulo tercero.

…El día que comas del árbol de la ciencia del bien y del mal, ciertamente morirás. Eso indica que el hombre no fue creado para operar en la lógica o en los cinco sentidos. El hombre fue creado para operar desde la plataforma de su espíritu. Es decir: el hombre fue creado para caminar impulsado por el Espíritu y no dominado por la razón o por sus cinco sentidos.

Por eso tú vas a encontrar que los hombres del Antiguo Testamento que caminaron en el Espíritu son una muestra evidente de que en ellos operaban poderes sobrenaturales. Los demás hombres se asombraban, pero eso era lo natural en el huerto del Edén.

Cuando Jesucristo hizo su incursión en este mundo, las masas fueron impresionadas por el poder de Dios en Jesús. Pero: ánimo, les tengo una buena noticia: Jesús es el prototipo de lo que Dios quiere que el hombre sea en esta tierra.

En Jesús vemos lo que era el hombre en el huerto. En Jesús vemos el deseo de Dios. Nosotros, los seres humanos, hablamos de sobrenatural, pero es normal para Dios el abrirle los ojos a un ciego, levantar un paralítico, multiplicar panes, hablarle a una planta y decirle: sécate; decirle al mar: enmudece, al viento: detente, no vas a hundir el barco donde voy yo; decirle a Lázaro: ¡Ven fuera!; y el muerto tenía que salir; el poder de Dios lo tomó, flotó en el aire y lo plantó en la puerta del sepulcro, porque Lázaro no podía caminar; estaba atado. Después dijo: desátenlo, y cuando lo desataron, el que llevaba muerto cuatro días, comenzó a caminar.

La gente se asombraba de que con cinco panes y dos peces alimentó a una multitud. La gente se asombraba porque se inclinaba y le decía: Talita Cumi; niña, a ti te digo, ¡levántate! La muerte le obedecía, la naturaleza le obedecía; cuando llegaba a un lugar los demonios comenzaban a dar gritos y a aullar como perros apaleados, y Él les decir: ¡Cállate y sal de él! Y los demonios le obedecían.

El mundo religioso estaba estupefacto, boquiabierto; ¿Quién es este? ¿Qué doctrina es esta que con poder y autoridad les habla a los demonios y mira: los demonios le obedecen? A los demonios se les escapaba como un lamento y decían: ¡Él es el santo de Dios…! Y Él decía: ¡Cállate, sal de él!

Le hablaba a las plantas, le hablaba a las enfermedades, le hablaba a los muertos, le hablaba a la vida, le hablaba a la economía, le hablaba a las finanzas, a todo lo que le hablaba, le obedecía.

Jesús es el prototipo. En Jesús encontramos recuperado lo que el hombre tenía en el huerto del Edén. Jesús es ciento por ciento hombre y ciento por ciento Dios. Pero te tengo una gran noticia: desde el momento en que Él entró en el vientre de María hasta que fue al calvario, Él no usó su divinidad.

Mi Biblia dice que la dejó colgada en el trono de Dios; dice que se despojó a sí mismo y tomó forma de hombre. De tal manera que entonces encontramos a un Jesús hombre, operando en lo sobrenatural, simplemente aplicando principios que Dios le había entregado a Adán, principios que Dios le ha entregado a la iglesia y principios que Dios le ha entregado a todo aquel que desee y ame caminar en lo sobrenatural.

Aún más: Jesús dijo algo muy interesante en Juan capítulo 14.

(Juan 14: 12-14)= De cierto, de cierto os digo: el que en mí cree, las obras que yo hago, él hará también; y aún mayores hará, porque yo voy al Padre. Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré.

Esto quiere decir que resucitar a Lázaro, sanar al ciego Bartimeo, liberar al endemoniado gadareno, levantar a la hija de Jairo, sanar a los enfermos, multiplicar los panes y los peces, eso era poco comparado con lo que Dios puede hacer hoy a través tuyo.

Pero tenemos que entender algunos principios por los cuales debemos caminar en lo sobrenatural. Vamos entonces a Hechos capítulo 19. Allí vamos a encontrarnos con el tiempo de la fundación de la iglesia de Efeso.

(Hechos 19: 1-10)= aconteció que entre tanto que Apolos estaba en Corinto, Pablo, después de recorrer las regiones superiores, vino a Efeso, y hallando a ciertos discípulos, les dijo: ¿Recibisteis el Espíritu Santo cuando creísteis? Y ellos dijeron: ni siquiera hemos oído si hay Espíritu santo.

Entonces dijo: ¿En que, pues, fuisteis bautizados? Ellos dijeron: en el bautismo de Juan.

Dijo Pablo: Juan bautizó con bautismo de arrepentimiento, diciendo al pueblo que creyesen en aquel que vendría después de él, esto es, en Jesús el Cristo.

Cuando oyeron esto fueron bautizados en el nombre del Señor Jesús.

Y habiéndoles impuesto Pablo las manos, vino sobre ellos el Espíritu y hablaban en lenguas y profetizaban.

Eran por todos unos doce hombres.

Y entrando Pablo en la sinagoga, habló con denuedo por espacio de tres meses, discutiendo y persuadiendo acerca del reino de Dios.

Pero endureciéndose algunos y no creyendo, maldiciendo el Camino delante de la multitud, e apartó Pablo de ellos y separó a los discípulos, discutiendo cada día en la escuela de uno llamado Tiranno.

Así continuó por espacio de dos años, de manera que todos los que habitaban en Asia, judíos y griegos, oyeron la Palabra del Señor Jesús.

Es importante entender que aquí, Pablo, llegó a un lugar donde encontró, apenas, a doce hombres. Y dice que el resultado en los dos años siguientes, fue de impacto sobrenatural en el continente asiático.

Y tendremos que considerar muy seriamente, más allá de lo gracioso que a ti pueda parecerte, que Pablo no contaba con una emisora de radio, ni tampoco de un canal de televisión cristiano, no tenía correo electrónico ni postal, no tenía Internet ni televisión vía satélite. Sin embargo, pese a todas estas carencias tan “necesarias” para la evangelización, Pablo impactó este continente.

Ahora bien: ¿Por qué y como? Hacia allá vamos en este estudio. En el día de hoy, al igual que Asia, Latinoamérica padece la influencia demoníaca. El continente asiático de aquel momento estaba plagado de espiritismo, brujería, idolatría, hechicería, filosofías, religiones, culturas ancestrales, tradiciones arraigadas de generación en generación. Recuerda que el continente asiático es muy antiguo; miles de años tiene de creencias arraigadas en estos pueblos. ¿Hay alguna diferencia con este tiempo?

La prédica del evangelio que Cristo nos trajo, fue una prédica donde se manifestaba el poder de Dios. Si nosotros queremos, en el día de hoy, y como el apóstol Pablo, conquistar tu ciudad, tú país o el mío, vamos a tener que echar mano al mundo de lo sobrenatural.

La gente está cansada de filosofar el evangelio. La gente está cansada de un Cristo que se cae; de un Cristo que no puede; hoy día la gente rememora por cultura o tradición a un Cristo cadavérico, que se cae con la cruz.

Lo que la iglesia hoy tiene que manifestar es a un Cristo vivo, que resucitó de los muertos, que tiene todo el poder, un Cristo que salva, un Cristo que sana, un Cristo que prospera, un Cristo que rompe los poderes de la brujería, el espiritismo y la hechicería.

Todos los presidentes de América Latina; la mayor parte de sus legisladores, la mayoría de los políticos e industriales; la mayoría de los que están en altos estamentos del poder, están rodeados de adivinos, hechiceros, espiritistas; eso no es nuevo, ha sido de generación en generación. Recuerden cuando Moisés pidió una entrevista con el presidente, con el faraón de aquella época.

Representaba a un pueblo empobrecido, esclavo, endeudado, con su dignidad golpeada, con una vida espiritual por el suelo, deteriorada grandemente su economía, su familia, su salud, su vida mental y física frustrada. Israel estaba en esclavitud. ¿Cuánta es hoy la diferencia?

Y Moisés tuvo la valentía de presentarse ante faraón, llegó el día de la audiencia y se presentó. Y lo primero que Moisés le dice a faraón, es: “Deja ir a mi pueblo”. Y faraón dice: ¿Por qué? Si son míos… - No; no son tuyos, son de Dios. - ¿Qué Dios? – El Dios que me envió… - ¿Y como veo yo al Dios que te envió? – Ah, ¿Quieres verlo? – Allí fue donde agarró la vara, la echó en el piso y se transformó en serpiente.

Moisés pensaba que Faraón se iba a impresionar, pero no. Él se limitó a golpear sus manos y aparecieron unos magos. “Sí majestad”, dijeron. – este hombre me quiere convencer de que cambió una vara en serpiente; háganme ese milagro también, para que él vea que yo también tengo ese poder.

Era un presidente. Era un dignatario. Conocía la física, conocía el PI 3.1428, conocía de pirámides, conocía de cultura. Pero sin embargo, detrás de esa cultura aparentemente tan rica en lo intelectual, operaban principados y potestades satánicas.

Y los brujos, dice la Biblia, hicieron también que sus varas se convirtieran en serpientes. Pero hay un detalle interesante. La vara de Dios convertida en serpiente, se tragó a las serpientes de los brujos. Y los brujos dijeron: ¡¡Wow!! ¡¡Nunca hemos visto esto!! ¡Esto es poder de Dios, Faraón! ¡Esto es algo nunca visto! ¡Este hombre tiene más poder que nosotros!

Si queremos conquistar ciudades, países, territorios, además de cuatro años de teología, de tanta literatura cristiana y tanto conocimiento humanístico e intelectual, la iglesia va a tener que empezar a prestarle atención al mundo sobrenatural.

Hasta los sacerdotes, los brujos, los gobernantes, los espiritistas, cuando vean el poder de Dios realizado, van a venir corriendo con sus libros, sus hechicerías y los van a quemar porque el poder de Dios va a poner en evidencia que es la mentira y que es lo real, y cual es la iglesia que manifiesta el poder de Jesucristo.

Cuando Pablo comenzó esta iglesia con doce miembros, encontramos que tenían algo muy importante y esencial: estaban en cristo. Lo segundo: ser llenos del Espíritu Santo para poder acceder al mundo sobrenatural.

Y allí, entonces, más allá de lo que tú quieras imaginar o pensar, Pablo les imponía las manos sin ligereza, y la Escritura habla de los efectos. – ¡Ah! ¿Con que ahora sí estás lleno de Dios, eh? Muy bien, entonces ahora vamos a evangelizar este continente de una vez por todas.

(Hechos 19: 11)= Y hacía Dios milagros extraordinarios por mano de Pablo, (12 de tal manera que aún se llevaban a los enfermos los paños o delantales de su cuerpo, y las enfermedades se iban de ellos, y los espíritus malos salían.

(13) Pero algunos de los judíos, exorcistas ambulantes, intentaron invocar el nombre del Señor Jesús sobre los que tenían espíritus malos, diciendo: os conjuro por Jesús, el que predica Pablo.

(14) Había siete hijos de un tal Esceva, judío, jefe de los sacerdotes, (Este era un religioso, pero poseía una mezcla entre religión y hechicería) …que hacían esto.

(15) Pero respondiendo el espíritu malo, dijo: a Jesús conozco, y sé quien es Pablo; pero vosotros, ¿Quiénes sois?

(16) Y el hombre en quien estaba el espíritu malo, saltando sobre ellos y dominándolos, pudo más que ellos, de tal manera que huyeron de aquella casa desnudos y heridos.

(17) Y esto fue notorio a todos los que habitaban en Efeso, así judíos como griegos; y tuvieron temor todos ellos, y era magnificado el nombre del Señor Jesús.

(18) Y muchos de los que habían creído venían, confesando y dando cuenta de sus hechos.

(19) Asimismo, muchos de los que habían practicado la magia trajeron los libros y los quemaron delante de todos; y hecha la cuenta de su precio, hallaron que era cincuenta mil piezas de plata.

(20) Así crecía y prevalecía poderosamente la Palabra del Señor.

¿Te das cuenta como se andaba sin vergüenza ni temores en el mundo de lo sobrenatural? Pablo hizo que los brujos quebraran. Y luego vamos a encontrar que allí en Efeso, había una potestad llamada Diana de los Efesios; y cuando Pablo venía con esa unción, dice la Escritura, que los idólatras, los artífices de plata que hacían templos pequeños e imágenes, comenzaron a decir: “Este hombre va a terminar con nuestro negocio”, entonces comenzaron a hacer una gran revuelta.

Y dice la Biblia que entonces ellos comenzaron a invocar a los demonios gritando: “¡Grande es Diana de los Efesios!”, porque los principados y las potestades cuando la gente los clama, los invoca, los adora, hacen manifestar su poder, que también lo tienen, a través de sus adoradores.

El diablo sabe eso, por eso es que la iglesia tiene que aprender a comprender lo que es la adoración. Cuando tú alabas, cuando tú adoras, tú estás haciendo que el poder de Dios descienda y las potestades y los principados de las tinieblas sean oprimidos, echados y el Reino de Dios se establezca en ese lugar. Esa es la historia de la fundación de la iglesia de Efeso; fue una iglesia fundada en lo sobrenatural, no en lo intelectual.

Pablo, cuando fue a la iglesia de Corinto, que era una iglesia enclavada en Grecia, en la misma Grecia de Sócrates y Platón, luminarias del mundo griego, del mundo de Homero, de la Ilíada, de la Odisea, del conjunto histórico, del mundo pensante griego; Pablo dijo: Me propuse no saber más nada, sino a Cristo y a éste glorificado, para que el evangelio no esté fundado en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios, que es un Dios real y que hace señales y maravillas.

En Génesis 1, vamos e encontrar tres fundamentos: 1)- Dios es bueno. Ante la creación de cada cosa, dice que vio Dios que era buena y en el séptimo día enfatizó que todo era bueno en gran manera. Eso quiere decir que toda perturbación que hay en este mundo, no se origina en Dios, proviene del mal. Dice:

…Si nosotros siendo malos sabemos dar buenas dádivas a nuestros hijos, cuanto más nuestro Padre Celestial dará cosas buenas a los que se la pidan. Dios, - Obvio -, es el Padre bueno.

Cuando entendemos que Dios es bueno, es que vemos con claridad el origen del mal. El mal viene de dos fuentes: la primera es el diablo y la segunda es la desobediencia y los desaciertos del hombre al salirse del plan de Dios. Eso quiere decir que usted no puede ver a Dios detrás de la pobreza, de la injusticia social, de la enfermedad, de la desintegración de los pueblos; ¡Dios no está allí!

Segundo fundamento: el hombre es creado a imagen de Dios. Y cuando tú llegas a entender que eres imagen de Dios, es cuando también legas a entender que Dios te tiene mucha estima. Piénsalo bien: si Dios estuvo dispuesto a mandar a morir a su hijo en la cruz por ti; ¿Cuánto vales tú? Cuando Dios creó al hombre, no le habló de cosas preexistentes como en el resto de la Creación: ¡¡Se habló a sí mismo!!

Tercer fundamento: este mundo es de Dios. La Biblia dice: …El mundo y los que en él habitan… La Biblia dice que la tierra es de Dios, que los cielos cuentan su gloria. ¡La Biblia dice que este mundo fue creado para el hombre! El diablo es el intruso.

(Génesis 1: 28)= Y los bendijo Dios, (Es decir que: el hombre fue creado para vivir bajo bendición. Tú vas a encontrar que esa es una bendición doble) …Y les dijo: fructificad y multiplicaos; el hombre fue creado para prosperar, para progresar, para vivir en abundancia. Yo no puedo interpretar de otra manera el fructificar y multiplicarse.

No dice “esterilidad”, “resta”, dice productividad, multiplicación, fructificación. …Llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread… (El hombre fue creado para señorear. Ahora: entiéndase que cuando hablo de hombre, estoy hablando genéricamente de varón y mujer.

El verso 27 dice que creó al hombre a su imagen y semejanza, pero luego lo define diciendo que varón y hembra los creó) …Señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra. (Dios le entregó al hombre, Autoridad).

Ahora te voy a decir tres palabras: Reino, Autoridad y Poder. La palabra Reino, en griego, es BASILEIA y significa un circuito, una jurisdicción donde ejerce autoridad un rey. Puede ser una geografía física o una dimensión espiritual. Espiritualmente, la Biblia tanto habla del reino de Satanás como del Reino de Dios.

Por otro lado, entendemos que Autoridad es la facultad que el Reino le entrega a alguien. Y tercero: para ejercer la Autoridad necesitas poder. Poder es DUNAMIS, DUNATOS, ENERGEMA, ENERGEIA, todas son palabras griegas que implican: habilidad, poder, capacidad para ejercer en el nombre de Jesús, en el poder de la sangre, en el poder de la palabra y en el poder del Espíritu Santo.

Cuando Cristo vino a predicar, vino a predicar mucho más que un evangelio o un pequeño mensaje. Cristo vino a traer el Reino. Por ese motivo y no otro es que, a los que estaban en su Reino, les otorgaba autoridad y poder.

Vamos a Génesis 3. Es una historia triste, el hombre peca. Y mira lo que ocurre cuando el hombre peca. Mira estos siete pasos que voy a mostrarte como producto necesario de ese pecado del hombre. Síguelos con atención.

1) Fue desnudado. 2) Se escondió. 3) Tuvo miedo, porque comenzó a operar en lógica y en sentidos y no en fe como Dios le había enseñado. Él dijo “¡Tengo miedo!” y Dios dijo: ¿Quién te enseñó a tener miedo? 4) Se excusa. ¡La mujer que me diste! ¡La serpiente! 5) Maldición. 6) Fue expulsado del huerto. 7) La autoridad que Dios le había delegado, fue traspasada al diablo. El hombre usó mal la autoridad delegada, pero dios la respeta. Él no se contradice.

(Lucas 4: 5-7)= Y le llevó el diablo a un alto monte, y le mostró en un momento todos los reinos de la tierra. Y le dijo el diablo: a ti te daré toda esta potestad, y la gloria de ellos; porque a mí me ha sido entregada, y a quien quiero la doy. Si tú postrado me adorares, todos serán tuyos.

Fíjate que Jesús no le refutó esto, lo dio por cierto. Pero no admitió en modo alguno la pretensión de adoración y dijo: (Verso 8)= Vete de mí, Satanás, porque escrito está: al Señor tu Dios adorarás, y a Él sólo servirás.

Aprende este principio: el diablo no puede operar en el planeta, a menos que encuentre un cuerpo que le de lugar. Dios no puede, tampoco, operar en esta dimensión, a menos que el hombre le permita, le de lugar para hacerlo. ¿Sabes por que? Porque tanto Dios como Satanás, los ángeles, los demonios, son espíritus. Y este mundo fue diseñado para el hombre.

Satanás no podía tocar la salud, no podía tocar las finanzas, no podía tocar los hijos, no podía tocar la economía, no podía tocar absolutamente nada. Por eso él tuvo un diálogo previo con adán y Eva, para arrancarlos de la palabra. Cuando el hombre quiebra la palabra, es cuando él tiene derecho a operar.

Con Jesús intentó lo mismo. Primero no sabía donde estaba, por eso sugirió a la mente de Herodes hacer matar a todos los niños. Dice la Biblia que durante treinta años, Jesús se mantuvo “como oculto”, pero cuando aparece, es bautizado y lleno del Espíritu Santo. Y allí es cuando se lleva a cabo esa entrevista donde el diablo trata que Él quiebre la palabra.

(Génesis 3: 15)= Y pondré enemistad entre ti y la mujer, entre tu simiente y la simiente suya; esta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar.

Entonces el diablo cometió el gran error. Dijo a los gobernantes y religiosos: ¡Vamos a matarlo! Ellos creyeron hacerlo, pero Jesús fue claro cuando dio a entender que ni judíos, ni romanos podían decidir acerca de su vida, sino que Él mismo era quien la iba a entregar.

Eso se comprueba en la cruz, nada menos que en la cruz. Porque Jesús no se muere cuando al diablo se le antoja, muere cuando Él lo decide. ¿Cómo es que lo sabemos? Porque nadie le extrae el espíritu que le ha sido dado, sino que Él mismo dice: …Padre…en tus manos encomiendo mi espíritu…

No olvides nunca que la serpiente siempre ataca a traición. Y cuando lo hace, muerde, hiere en el talón. Esa es una herida muy dolorosa, ya que atormenta, sacude, paraliza temporariamente y quizás hasta eleva la temperatura del cuerpo hasta la fiebre. Pero no es una herida mortal.

En cambio la recíproca es lo opuesto. El hombre, como simiente de mujer que es, tiene capacidad interior para causarle al diablo una herida que sí es mortal: en la cabeza. ¿Tiene algún significado, esto? Lo tiene. La herida siempre será en la base del pensamiento maligno.

(Romanos 5: 1)= Justificados, pues por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo. (Cristo compró nuestra paz con la muerte en el Calvario)

(2 Corintios 5: 21)= Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él Ciertamente, Él sufrió nuestros dolores y llevó nuestras enfermedades. El castigo de nuestra paz fue sobre Él. Por sus llagas fuimos nosotros curados.

Tengo derecho a la paz. Tengo derecho a la justificación. Tengo derecho a la sanidad.

(2 Corintios 8: 9)= Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos.

Tengo derecho a la riqueza. Tengo derecho a la prosperidad. Tengo derecho a la abundancia.

(Colosenses 1: 13)= El cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado hijo.

Fui trasladado. Ahora ya no estoy bajo el poder de las tinieblas.

(Colosenses 2: 13)= Y a vosotros, estando muertos en pecados, (El que está en pecado, está muerto) y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, perdonándoos todos los pecados. (El perdonó todos nuestros pecados). Anulando (La palabra ANULAR es la palabra EXALAIFO, que significa: fuera, borrar, anular, lavar, quitar) …el acta de los decretos que había contra nosotros, (El acta era la ley. El diablo la exhibía como argumento, al no cumplirla nosotros, de nuestra condenación. Cristo nos redimió de la maldición de la ley) …que nos era contraria… (No había en ese decreto un artículo que fuese a favor nuestro) Quitándola de en medio y clavándola en la cruz, (¿Por qué “de en medio”? Porque estaba entre Dios y nosotros) …y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz.

(Hebreos 2: 14-15)= Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, Él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo, y librar a todos los que por el temor de la muerte estaban durante toda la vida sujetos a servidumbre. (Yo soy libre en Cristo Jesús):

(Efesios 1: 3)= Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo.

(17) Para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él, (18) alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cual es la esperanza a que él os ha llamado, y cuales las riquezas de la gloria de su herencia en los santos, (19) y cual la supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, según la operación del poder de su fuerza (20= la cual operó en Cristo, resucitándole de los muertos y sentándole a su diestra en los lugares celestiales, (21) sobre todo principado y autoridad y poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo, sino también en el venidero (22) y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, (23) la cual es su cuerpo, la plenitud de aquel que todo lo llena en todo.

(Efesios2: 1-10)= Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados, en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás.

Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor que nos amó, aún estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos), juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús, para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús.

Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe.

Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparo de antemano para que anduviéramos en ellas.

<>< <>< <><


Comentarios o consultas a tiempodevictoria@yahoo.com.ar


Principal | Palabra del Día | Quienes Somos | Libro de Visitas | Contacto | Aviso Legal
Crecimiento | Estrategia | Ayuda | Colaboraciones | Producciones | Palabra Confirmada | Libros
www.tiempodevictoria.com.ar | 2002-2014