Tiempo de Victoria
Contacto
Palabra de Hoy: 25/07/2014
Marcos 1: 32-34 = Cuando llegó la noche, luego que el sol se puso, le trajeron todos los que tenían enfermedades, y a los endemoniados; y toda la ciudad se agolpó en la puerta. Y sanó a muchos que estaban enfermos de diversas enfermedades, y echó fuera muchos demonios; y no dejaba hablar a los demonios, porque le conocían.
Lección práctica para los que desean servir ayudando a personas con influencias demoníacas: “no dejaba hablar a los demonios”. Ese era Jesús, ese era el que tenía la máxima autoridad para ejercer liberación. Todos los demás, los que vinimos después, la autoridad que podemos tener, es la que se manifiesta en su nombre. Así es que, si nuestra autoridad es pura y únicamente en el nombre de Jesús de Nazaret, lo más lógico sería que lo hiciéramos del mismo modo que él, sin permitirle hablar a los demonios. En otro orden, cabe recordar que la Biblia no es un relato histórico escrito por alguien que necesita exagerar para obtener audiencia. Así es que, cuando dice que le trajeron a todos los que tenían enfermedades y a los endemoniados, es porque fue a todos, no a algunos. Lo mismo que cuando relata que toda la ciudad se reunió allí para verlo. Toda la ciudad. Y cuando dice que sanó a muchos, eso es exactamente lo que ocurrió: a muchos, no a todos. ¿Está claro?
Compartir en Facebook!
Palabras Anteriores
<<Julio 2014>>
L M X J V S D
123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031
Ver calendario:
2005 | 2006 | 2007
Principal | Palabra del Día | Quienes Somos | Libro de Visitas | Contacto | Aviso Legal
Crecimiento | Estrategia | Ayuda | Colaboraciones | Producciones | Palabra Confirmada | Libros
www.tiempodevictoria.com.ar | 2002-2014