Tiempo de Victoria
Producciones Especiales
Descargar Produccion COMPLETA en formato Word Descargar Produccion COMPLETA en formato PDF

- Producción Nro 7 -

Claves para la Destrucción de Fortalezas

06

El Protocolo Cristiano

El protocolo del cristiano. “Dios te bendiga”. Los abrazos. Entre hombres, suelen ser calurosos, auténticos; con las mujeres casi desde lejos. Hipócrita. “¡…Es que ella es mujer…!” Para el que es puro, todo es puro.

Otros dicen: “Ah, no, yo no permito que mi esposa pase al frente a recibir oración. Es que si se llega a caer tocada por el Espíritu, no sé quien es el que la va a sostener y la pueden tocar…” Oiga esto: nadie va a tocar a su mujer. Ya tienen suficiente trabajo con la propia.

Reverencia. Según quien sea el que opina, determinada cosa es reverencia y otra cosa no. Dios es expresivo, hasta le gusta hablar en voz alta por allí. No digo que lo tenga como costumbre, digo que suele hacerlo. ¿Y entonces? ¿Quién dijo que había que cerrar los ojos para orar?

Nos pasamos toda una vida orando por un milagro, ¿No es así? ¿Y usted supone que vamos a seguir orando con los ojos cerrados, corriendo el riesgo de que un día se produce ese milagro esperando y por estar con los ojos cerrados no lo vemos?

A un predicador joven, una vez, casi lo echan de una iglesia por hacer una demostración práctica sobre la religiosidad. Se sacó un zapato y lo colocó sobre el púlpito. ¿Sobre el púlpito? ¿Cómo se le ocurre hacer eso con el santo púlpito?

Santo púlpito. Hermano; un púlpito es fórmica, madera, acrílico. Un zapato es cuero de vaca, tinta y madera. ¿Santidad? Por sí mismas, ninguna de las dos cosas. Si el hombre es santo su zapato también. Si el hombre es santo, el púlpito también. Pero por sí misma, la madera de un púlpito es tan santa como la de la puerta de los sanitarios.

Otro casi corrió la misma suerte cuando en un mensaje sobre idolatría, arrojó su Biblia al piso y se paró sobre ella. Dos venerables ancianos casi se infartaron. Una Biblia es cartón, papel y tinta. Ni tiene vida ni es santa. Santa es la Palabra escrita en su interior.

Una Biblia se convierte en santidad plena cuando comienza a fluir en su contenido en su vida. Es más: si usted tiene manos bien rústicas por causa de su trabajo rústico y usa su Biblia como debe, va a tener que cambiar una por año.

Pero en lo material es solamente un libro. No tiene vida por sí mismo. Solamente cuando usted obedece lo que dice, produce vida. ¿De donde traemos ese cuidado reverencial por la Biblia como objeto? De la iglesia Católica. ¿Otra vez? Sí, otra vez, y es peligroso. Con la Biblia no se juega. Son fortalezas.

El temor y el fracaso. El temor y el fracaso producen inseguridades. Las inseguridades siempre vienen por opiniones, estadísticas o consideraciones de otras personas. El temor siempre detiene su avance, y causa que usted no se arriesgue.

Es mi deseo que usted no sea afectado por las opiniones de los hombres. Al final del día, los hombres no cuentan. Claro que los hombres son importantes para Dios, pero la opinión que ellos tengan de usted, no afectan el propósito de Dios en su vida. Sólo si usted acepta esas opiniones se ve afectado negativamente en su vida. Triste, pero hay mucha gente así…

Isaías 53 decía: ¿Quién ha creído nuestro anuncio? Nadie. Pero seguía siendo cierto. Familias, personas religiosas, amistades, jamás van a determinar quien es usted o quien va a ser. El temor, entonces, producirá en usted un estilo de vida defensivo.

Usted construye una fortaleza para que nadie ingrese a ese sitio en el que fue… herido o que fue tocado una vez más que otra. ¿Y qué es lo que tenemos que hacer en esta situación? Si esa fortaleza se relaciona con una persona, perdónela inmediatamente.

¿Perdonar? Sí, perdonar. “¡…Es que usted no sabe lo que me hizo…!” Perdónela. Y no le cobre nada por el perdón. A usted no le cobraron por el suyo. Déle perdón y gratis. A usted lo perdonaron gratuitamente...

Que sean ellos los que vengan a usted. Eso estaría muy bueno, pero mucho me temo que no pueden porque están atados. ¿Atados? Sí, atados, por eso es que hicieron lo que hicieron. Ah, le hicieron esa barbaridad a usted porque estaban atados; ¡¡Pues desátelos ya mismo!!

Fracasos en su vida. “…Es que no puedo hacerlo… Ya lo intenté una vez y fracasé…” Otra: “…Es que yo no sé hacer bien eso. Lo intenté una vez y me salió horrible”. Otra: “Es que yo me atreví a amar…y me engañaron!!” Pregunto: ¿No va usted a intentarlo de nuevo? ¿No? Fortalezas.

Tenemos que destruir esa fortaleza. Aprese ese pensamiento y cámbielo. Mucha es la gente que tiene una muy pobre opinión sobre sí mismo. Cuando Satanás te venga a perturbar con algunos de esos asuntos turbios, recítale de memoria el Salmo 139.

Allí dice para quien quiera leer: Formidable fui construido en el vientre de mi madre por las manos de Dios y maravillosas son sus obras. A partir de esta declaración de fe bien bíblica, comience a construir algo positivo, que lo separe de ese tipo de problema en su vida.

Toas estas son raíces que producen fortalezas en nuestra vida, que limitan nuestro avance y nuestro crecimiento cristiano y secular. Nos afecta en nuestros trabajos. Nos afecta en nuestros matrimonios. Nos afecta en la relación con nuestros hijos. Nos afecta en las relaciones sexuales en el matrimonio. Nos afecta en el avance ministerial y como nación de Dios.

Pero muy por encima de todas estas cosas que son realmente valiosas e importantes, nos afecta como el ejemplo de dios que damos en la tierra. Lo que el mundo cree de la iglesia, siempre será exactamente lo que la iglesia ha hecho ver con respecto a su representación de Dios. Gracias a Dios por su promesa. Antes que todo termine, será una iglesia gloriosa. Pero preste atención: la iglesia es usted, no el templo.

Vivir nuestra vida de aquí. Orar, sí, nadie dice que no ore, pero ore de verdad. No que se levante a las cinco de la mañana, sino que se levante y esté despierto. No que no haga su devocional, sino que estudie la Palabra y deje que ella se revele nítida y potente en su vida.

Si usted decide vivir con convicción, usted no será un religioso. Si usted decide vivir conforme a sus convicciones basadas en la Palabra, usted no asustará a los jóvenes, el mundo lo aceptará y, lo que es mejor, prosperará en medio de todos.

El mundo no está cansado de la Palabra de Dios, está cansado de la fraseología religiosa. Porque la verdadera Palabra de dios trae solución, y uno la demuestra en su propia vida. Eso es lo que Dios quiere: que usted le muestre al mundo que, estando “enchufado” con Él, funciona mejor que estando “enchufado” con Satanás.

Ese es el verdadero mensaje de prosperidad. Dentro de su nivel social, no que vaya a tener un automóvil de cien mil euros en el desierto de Sahara, aunque decirlo así ya sé que es redundar. Pero dentro de su nivel social, el que vive para Satanás, no tiene que estar mejor que usted.

Ni en lo espiritual, ni en lo emocional, del alma, ni en salud, física, económica y materialmente. Porque el reino de dios funciona, y ya está aquí, en nuestro corazón. Lo que falta es oír la voz de Dios y destruir fortalezas que han sido formuladas por ideas e informaciones negativas de los ancianos del silgo 19 y 20.

(2 Corintios 10: 3)= Porque aunque andamos según la carne, no militamos según la carne; porque las armas de nuestra milicia (Refiriéndose a la Iglesia) no son carnales…

Aquí, - cabe consignar -, la palabra original utilizada es ARKIKOS. No operan de acuerdo con este sistema de la Jerusalén de abajo; no opera de acuerdo con el sistema presente, pero sí operan y son poderosas en Dios y son para destruir fortalezas.

De la manera que se hace, es: derribando los argumentos que se exaltan o levantan contra el conocimiento de la Palabra de Dios. Todo lo que choca con la libertad que Dios quiere traer a nuestras vidas, tiene que ser cautivado y puesto bajo nuestros pies.

No desciende solo, y Dios no lo hace. Tenemos que derribarlos. ¿Y qué son los argumentos? Argumentos son: Imaginaciones, razonamientos, reflexiones que determinan una acción pronta a ser manifiesta. Dice que llevemos cautivo TODO pensamiento; los que ya hemos edificado, los que nos entorpecen hoy y los que quieran introducirse mañana.

No podemos edificar fortalezas positivas sobre fortalezas negativas, porque no podemos edificar sobre otro fundamento que no sea la Palabra. Podemos extraer buenas moralejas de algunos relatos bíblicos, pero; ¿Sabe como se le llama a eso? Fábulas. ¿Le dice algo esta palabra?

(1 Corintios 10: 6)= Y estando prontos para castigar toda desobediencia, cuando vuestra obediencia sea perfecta.

¿Qué significa esto? Que estamos hablando de obedecer. Tenemos que escuchar la Palabra con la intención de ver qué hay en mí que tenga que cambiar, y no es para que usted se vaya luego a orar por allí y diga: “Señor, cámbiame”. El que cambia es usted.

Él dice: Vístete del hombre nuevo. Y eso implica que usted se humille. Dios no le va a humillar. Él hace que usted desee humillarse, pero no le humilla. Usted tiene que humillarse. Es un acto personal. Dios no participa. Cristo está sentado. Sacerdocio sentado, es sacerdocio que terminó.

¿Cómo se Destruyen?

1 – Con Entendimiento:

Si una fortaleza produce sombra y la sombra produce oscuridad; y en ella se atrae las obras de las tinieblas, entonces la luz sería lo primero que necesitaríamos. La verdad nos hace libres. Dice: …Conoceréis la verdad; y la verdad os hará libres…

¿Qué es lo que lo liberta? La Verdad. ¡¡No!! No es la Verdad, Es su conocimiento de la verdad. La verdad puede estar en su regazo toda su vida y usted ni verla. Conoceréis la verdad, y la parte que conozca usted de esa verdad, lo hará libre. ¿Sabe que tesoro casi desconocido es este?

¿Y qué ocurre si usted oye a diario la verdad pero no la conoce íntimamente? Pues pasa que usted no es libre. Y nosotros hemos limitado conocer la verdad, diciendo: “Yo conozco a Cristo”. Si verdaderamente usted conociera a Cristo, sería un adorador total. Usted conoce acerca de Cristo, que no es lo mismo.

Tenemos que entender. Colosenses 1:13 dice que …fuimos liberados de la potestad del reino de Satanás… Se ha dicho que potestad era el permiso o el derecho. Satanás no tiene derecho a regir patrones en su vida. Lo puede hacer, pero no es legal; para hacerlo, necesita su autorización.

Ahora bien; haga su inventario de su vida y sea honesto con usted mismo y dígame si le ha dado o no permiso a Satanás. Ese permiso que le da, son fortalezas que tiene que destruir. Efesios 1:4 dice que …estamos predestinados desde antes de la fundación del mundo para ser santos…

¿Y qué quiere decir eso? Que no somos una segunda opción; no somos ciudadanos de segunda clase; no estamos aquí porque Israel insistió con darle la espalda a Cristo. La verdad es que Israel sólo existió para traer a Cristo, y Cristo vino a buscarlo a usted.

2 Timoteo 1:9 dice: …Fuimos llamados desde antes de los tiempos, según su propósito. Esto quiere decir que el tiempo comienza en la creación del planeta, pero note que dice EN el principio, no dice AL principio. AL principio, denota tiempo. EN el principio, denota lugar.

Dios no es parte del principio. Él ES el principio. Y nosotros estábamos en Él, antes del principio. Creó el planeta adecuado para que usted pudiera vivir. Fíjese qué casualidad que todo lo que usted necesita para vivir, se encuentra en este planeta. Así, entonces, ¿Quién sería primero? ¿El hombre o el planeta?

Efesios 1:11 dice que: …Somos herederos predestinados conforme al propósito… Esta es otra batalla en la iglesia: ¿Somos predestinados o no? Unos que sí, otros que no. Los que sí, no se mueven para nada, total nada se puede cambiar. Los que no, quieren hacerlo todo de nuevo.

No se gaste más, no discuta más, no elabore tesis, ponencias, debates ni polémicas. Y mucho menos se divida o se separe por ello. La predestinación es para la iglesia. La iglesia está predestinada. LO que Dios tiene previsto es lo que la iglesia va a hacer al final.

El problema suyo, entonces, es ser parte o no de ese final. La iglesia está predestinada, pero usted determina o decide si forma parte de esa iglesia o se le opone. Dios le señala el destino, pero jamás lo determina para usted. Libre albedrío, decisión voluntaria. Usted no es un autómata.

Usted es quien elige. Él siempre pone dos caminos: vida o muerte. Dios le profetiza y usted se sienta, gozoso, a celebrar: “¡Aleluya! Dios me dijo que voy a dar la vuelta al mundo! ¡¡Aleluya!! ¡¡¡Gloria a Dios!!!” El año que viene, usted está en el mismo sitio. ¿Qué ocurrió?

“Y…no sé… hermano… Dios me dijo que yo iba a dar la vuelta al mundo y todavía estoy aquí, no sé lo que puede haber pasado, no lo entiendo…” Mire: usted va a quedarse allí hasta que le salgan callos si no se mueve. Dios le revela su propósito para animarlo a usted a moverse, pero es usted quien determina si llega o no.

“¡Ah, no, hermano! ¡Si Dios habla, se cumple! No sé, puede ser, pero Dios le habló a Israel e Israel murió en el desierto. ¿Por qué habrá sido eso? Porque, - dice -, no añadieron fe a lo que escucharon y murieron en el desierto.

Dios le dijo a Nínive que iba a ser destruida, ¿Verdad? ¿Recuerda lo que sucedió después? Sucedió que Nínive no fue destruida nada. ¿Sería entonces Dios un falso profeta? No. La verdad es que el carácter de Dios es el que tenemos que entender.

Cuando Dios profetisa, asusta. Es como cuando usted le dice a un niño, o a su hijo: “Si no traes buenas calificaciones en la escuela, voy a castigarte toda la semana”. Una buena pregunta, entonces, es: ¿Qué hay en su corazón, el castigo o una buena nota?

Usted lo que desea producir es la buena nota; anuncia el juicio esperando que haya arrepentimiento y produzca la buena nota. En su corazón nunca debió haber estado el deseo de castigarlo, yo creo que usted tenía el deseo de castigarlo y que sólo lo dijo para cambiar su manera de pensar. Así hace Dios.

¿Por qué el entendimiento es lo número uno? Porque Satanás sólo reina en tinieblas. Satanás domina donde hay ignorancia. Si hay entendimiento, hay luz. Escudriñe la Palabra. Pídale a Dios sabiduría. Capacítese. Medite.

Hablemos de la Revelación. Déjeme decirle lo que NO ES la Revelación. No es un rayo misterioso que viene por oración, ni por ayuno, aunque ambas cosas sean buenas. Revelación, para usar un término bien entendible, es lógica espiritual, si es que existe tal cosa. Es buscarle la quinta pata a un gato que todos dicen que tiene cuatro.

Revelación no es un rayo espiritual. Revelación es un alumbramiento a su mente. Y eso se produce en búsqueda. “¡Ah, que bueno, que privilegio, el hermano tiene don de revelación!” Oiga; el hermano se quema las cejas toda una noche mientras muchos de ustedes están viendo televisión.

El hermano está buscándole la quinta pata a ese gato, otra vez, al minuto siguiente después de haber dado a conocer algo nuevo de Dios. Buscando permanentemente el por qué de las cosas del Señor. ¿Por qué has dicho eso, Señor? ¿Cuál es el sentido? ¡¡No entiendo!!

Entonces no me muevo hasta que entienda. Busque un diccionario, búsquelo en inglés, en español, en griego, en hebreo. Hay veces que Dios dice: “Oye; ponlo en un cajón, esto no es para ahora.” Pero hay veces que puede decirle: “¡Eh! ¡Vete a Génesis!” ¡¡Revelación!!

Y no fue porque el hermano era santo y Dios, de pronto, casi mágicamente lo iluminó. No fue tampoco porque Dios arrojó una pluma con revelación y ésta descendió y descendió hasta caer en su cabeza. Lo busco, lo buscó y lo buscó hasta que, finalmente, Dios dijo “okay” y lo encontró.

De religioso no tengo nada. Cuando usted va donde su papá, ¿Usted le dice: “Divino Padre, vengo delante de tu presencia…”? ¡¡No!! Su hijo viene, se sienta en su falda, ni pide permiso para entrar donde usted está, no tiene cita previa ni le interesa ninguna.

Entra, interrumpe lo que sea, le pasa por encima, se le arroja encima y, entre caricia y caricia, le mete la mano en un bolsillo y, si lo encuentra, le saca un billete o una moneda. Y antes de irse le grita: “¡¡Te quiero, pa'!!”

¿Saben por qué hace eso? Porque es su hijo. ¿Qué dice la Palabra? …Entra con denuedo, con confianza al trono y obtiene lo que necesitas… Dios es Padre antes que Juez. Lo que pasa es que la mayoría de nosotros proviene de familias en las que había hombres, no padres. ¡Pero es lo mismo! No. No es lo mismo…

¿Cuándo fue la última vez que usted se sentó en la falda de su papá? Con respeto, con reverencia, casi, ¿Pero con CONFIANZA? Por algo Él dice que cuantas veces nos ha querido cobijar como la gallina a sus polluelos.

Pero nosotros tenemos patrones que dicen: “No, un ayunito de cuarenta días y después Dios va a confirmar mi deseo.” No, mentiras. Si Dios dice que no antes de su ayuno, y le sigue diciendo que no durante el ayuno, después de los cuarenta días, cuando usted desfallece de hambre, lo va a buscar y ¡Le vuelve a decir que no! ¿No se da cuenta que de otro modo es hechicería?

Porque las obras de la carne no mueven a Dios. La victoria del ayuno es entrar con fe para aceptar la voluntad de dios y cambiar la suya. El ayuno no mueve a Dios, lo mueve a usted. Guárdese muy bien de usar el ayuno como un acto de manipulación.

¿Usted ayuna, hermano? ¡¡Claro que necesitamos ayunar!! Para cambiar nosotros. Dios no va a caerse del trono del asombro porque usted no coma. El que se beneficia es usted. ¿Por qué? Porque de ese modo usted se alinea con la voluntad de Dios.

2 – Arrepiéntase:

Para destruir una fortaleza tenemos que arrepentirnos al escuchar el entendimiento que nos llega. Arrepentimiento no es una mala palabra. Nosotros pensamos que arrepentimiento es una mala palabra, y lo digo porque cuando alguien llama al arrepentimiento, todo el mundo se pone a mirar a ver a quién llamó y ni piensa que pueda ser algo para sí mismo.

¿A ver a quien llamó? ¡Mira! ¡Es a ella! ¡¡Te lo dije!! ¡Tiene que estar llena de pecado! ¿Llena de pecado, eh? El que esté libre de pecado que arroje la primera piedra. ¡Pero no se puede comparar! El pecado, para Dios, es pecado. Sea una mentirilla o un adulterio. ¿Entiende?

Arrepentimiento no es venir llorando. Ni tampoco llorar sus penas en el frente hasta que se le corre todo el maquillaje y le dañe la camisa. El cabello todo desgreñado. Y entonces se va sintiendo mejor. Pues claro; si usted llora, siempre después va a sentirse mejor.

Si lo que usted deseaba era llorar, ¡Pues haberlo dicho! Una bofetada y ¡Paf! Llora todo lo que quiera. Un buen llanto desata no sé qué tipo de hormona de no sé qué glándula y le hace sentir mucho mejor. Pero en la esfera de las emociones no tiene nada que ver con el Espíritu. Por eso el domingo que viene necesitará otra vez oración.

La palabra AREPENTIMIENTO viene de la palabra METANOIA y significa un cambio de corazón hacia Dios. Es un cambio en la forma de operación mental que es producido por la revelación de un conocimiento que nos llega y que señala un punto de vista más sabio que aquel que llevábamos.

Es decir: estábamos acostumbrados a hacer esto de esta manera, y entonces llega alguien que se ubica aquí y le enseña un modo mejor para hacer lo mismo. Usted se convence que el nuevo método es mejor, cambia y jamás vuelve a hacerlo como lo hacía anteriormente.

A eso, usted lo puede hacer cómodamente sentado, sin necesidad de andar por allí haciendo piruetas raras. Lo puede hacer tranquilamente, mientras escucha la Palabra con una sonrisa de confianza y no con esa expresión hosca de desconfianza y prejuicio.

Hay gente que le gusta tanto pasar al frente y que alguien se ocupe “de orarle” que andan por la vida semi calvos, ya que su cabeza ha perdido cabello de tanta mano que se le ha impuesto. Y pese a todo, siguen igual. “Ora por mí… Ora por mí…” Inmadurez. Fortalezas.

Es una reflexión seguida por una acción. ARRE-PENTI-MIENTO. “ARRE” es un prefijo que significa regresar o volver atrás. PENTIR, mientras tanto, es un verbo cuya traducción implica Ápice, Topo o Lugar Alto.

De allí proviene nuestra expresión “Pent-House”. La habitación más alta de un hotel se llama “Pent-House”. Es una morada alta, un lugar alto. Entonces, “Arre-Pentir”, es “Volver a un lugar más alto”. Y noten que no es para adelante, es para atrás.

Porque la gente se cree que el progreso es sabiduría, cuando habíamos comenzado al cien por cien y nos caímos. Adán ya tenía la sabiduría de Dios, pero al comer del árbol de ciencia tuvo que comenzar desde primer grado.

Nosotros, para tener el ápice, deberíamos volver al método o a las formas en las que fuimos creados. Para atrás, no para adelante. El progreso, a veces, nos aleja del origen. Y en el origen está la gran llave, la enorme llave, la que abre las puertas que usted necesita abrir.

Por eso Juan el Bautista, cuando llega, dice: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado. Al margen de lo que estamos viendo sobre el arrepentimiento observe, ya que está, que dice “el reino DE los cielos, y no EN los cielos como tantos han enseñado y aprendido.

Sin embargo, el concepto más sobresaliente de este texto es que, para participar de lo que estaba por llegar, lo primero que debía hacerse, era arrepentirse. Porque con la mentalidad presente, usted no iba a poder fluir.

Y eso tiene sentido, porque nosotros creíamos que los más rápidos llegaban primero, pero Dios dice que los últimos serán los primeros. Nosotros pensábamos que el más inteligente y el más alto es el mayor, y Él dice que …el menor será el mayor…

Nosotros pensábamos que mientras más recibimos y trabajamos y prosperamos, más vamos a tener. Y Él dice que no, que …el que da es quien recibe… Hacemos todo al revés. Porque encaramos el mundo del reino con los sistemas del mundo secular y el problema está en que el reino de Dios funciona y opera exactamente al revés del sistema del mundo natural.

Él dice: Traigo mi reino, traigo mi influencia (BASILEIA) mi poder, mi jurisdicción, mi reinado ha llegado. Vengo para comenzar a reinar en esta esfera. Y yo quiero que tú fluyas conmigo, pero para fluir conmigo, vas a tener que RE-GRESAR al ápice con el cual fuiste creado. A caminar por fe, no por vista. Dando, no recibiendo. Humillándose, no exaltándose. Cambia tu manera de pensar para que fluyas en mi reino.

Llegó Cristo y dijo: …Mira, vengo a hacer un cambio de jerarquía. Por ahí hay uno que se llama Satanás, que es príncipe del aire. Pero yo vine a derrotarlo, y vine para librarlos a ustedes. Cristo va a la cruz, toma a Satanás y hace un espectáculo con él, nos libera a nosotros de toda la potestad de las tinieblas y nos traslada al reino de luz.

Pero, sin embargo hay un problema: nos dejó aquí. Es decir que si bien nos trasladó, la realidad es que nos dejó. Es decir: el mundo natural es una dimensión, el mundo espiritual existe detrás del mundo natural; es otra dimensión. No se desmaye, no es Nueva Era: es Biblia.

Son distintas dimensiones, porque el reino es, también, algo que se agrupa porque tiene algo en común. Por ejemplo: está el reino animal, el reino vegetal. Noten que el reino no es un lugar, les estoy desbaratando la palabrita. La usamos en todo y cuando la metemos en la iglesia todo el mundo la acepta de un modo que no tiene nada que ver con lo demás.

« Anterior | Siguiente »
Principal | Palabra del Día | Quienes Somos | Libro de Visitas | Contacto | Aviso Legal
Crecimiento | Estrategia | Ayuda | Colaboraciones | Producciones | Palabra Confirmada | Libros
www.tiempodevictoria.com.ar | 2002-2014